• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

miércoles, 26 de julio de 2017

La Delegación de Misiones de Toledo respalda nuevos proyectos misioneros

La Archidiócesis de Toledo agradece la labor pastoral y social de los 141 misioneros y misioneras de Toledo


- Hasta Perú, Brasil, Argentina y Filipinas llegará la ayuda y colaboración de las donaciones que la Delegación de Misiones ha recibido en los últimos meses
- La Delegación Diocesana de Misiones prepara las novedades que desde la pastoral misionera se desarrollarán el próximo curso pastoral

La Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de OMP de Toledo concluyen el curso pastoral haciendo balance de las actividades que han realizado durante el mismo.

Un balance, que en palabras del Delegado Diocesano de Misiones, don Jesús López Muñoz, “positivo, en especial en lo referente a la animación y la dinamización misionera, consolidándose actividades como el Festival de la Canción Misionera, que es nuestro encuentro más participativo de la Infancia Misionera en la Archidiócesis de Toledo”.

En ese sentido, López Muñoz, afirmaba una vez más que “siempre estamos al lado de los misioneros y la Delegación es su casa, por eso hemos hecho un esfuerzo colectivo, con las donaciones de muchas personas, para poder respaldar nuevos proyectos misioneros que llegan a lugares donde antes no habíamos podido ayudar e incluso para hacer frente a necesidades urgentes, como el niño costero en Perú y la sequía en Etiopía”.


Sobre los proyectos aprobados recientemente por la Delegación de Misiones, encontramos en Brasil, donde se ha apoyado la construcción de una Capilla de Nuestra Señora de Aparecida en Piratini, impulsada por Sor Piedad Guzmán, natural de Quintanar de la Orden; el apoyo que se realiza con becas de estudios en Cafayate, donde el Obispo de Cafayate, natural de Los Cerralbos (Toledo), José Demetrio Jiménez, está trabajando para eliminar las barreras en el acceso a los estudios universitarios; en Filipinas, Sor Ángeles Guerra, natural de Talavera de la Reina, ha recibido apoyo desde Toledo para mejorar la atención sanitaria a la población con tuberculosis. Proyectos prioritarios que han hecho llegar los misioneros, que tienen el seguimiento del Consejo Diocesano de Misiones, para así poder seguir trabajando en el ámbito prioritario de la pastoral y, también, en el social.


Sierra Leona será otro de los países que contará con la cooperación y colaboración de la Archidiócesis de Toledo. Allí, y con un proyecto presentado por el Padre Luis Pérez s.x., se contribuirá en la evangelización y en el fomento de la educación de los niños, especialmente después del ébola.

La Delegación de Misiones de Toledo se pone a disposición de todas las personas, además de asociaciones, cofradías y hermandades, que estén interesadas en colaborar con los proyectos misioneros. En la página web www.misionestoledo.org y en el teléfono 925224100 (Extensión 163) facilitarán más datos, así como las cuentas bancarias donde poder colaborar.

En julio, #VeranoMisión: rezar por los misioneros diocesanos


“Mira a tus misioneros”, reza por los misioneros diocesanos de Toledo, es otra de las peticiones que desde la Delegación Diocesana de Misiones se lanza para estos mes de julio y para #VeranoMisión. El verano es una época propicia para estar más relajados, para compartir con la familia, y también para recordar, con la oración, a aquellos que llevan la Palabra de Dios por todos los lugares del mundo.

Por eso se anima a todas las comunidades parroquiales, a todos los grupos y movimientos de la Archidiócesis de Toledo, para que celebren Eucaristías de acción de gracias por la acción de los misioneros y pidiendo que sigan llevando al Evangelio a todos los lugares del mundo, como Perú, Etiopía, Uganda, y muchos otros lugares con presencia misionera de Toledo.

Esta motivación especial de oración, que es la manifestación de la cooperación espiritualidad de cada cristiano, no se limita exclusivamente a #VeranoMisión, sino que debe ser permanente, para poder orar por los frutos de la misión.

Como novedad, para el próximo curso pastoral, la Delegación Diocesana de Misiones se dirigirá a la Vida Consagrada, tanto contemplativa como activa, a todos los conventos y monasterios de la Archidiócesis de Toledo, pidiendo que recen de manera particular por algunos misioneros y territorios de misión, a la vez que pidiéndoles, como esta campaña estival, que miren a los misioneros, porque mirando a los misioneros podemos encontrar la manifestación de la alegría del Evangelio.

Formación misionera, para el curso pastoral 2017 / 2018

Junto a la oración por los misioneros que se pedirá a los conventos y monasterios de la Archidiócesis, la Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias impulsará la celebración de tres acciones formativas que se celebrarán en las parroquias de Mora y Villacañas y en la Parroquia “Santiago Apóstol” de Talavera de la Reina.

Tres acciones que pretenden ayudar en la formación del discípulo misionero, y donde se trabajará sobre el “discipulado misionero: comunidad discípula y misionera de Jesús”, el “compromiso de los laicos a la luz de la Evangelii Gaudium” y la “espiritualidad misionera y el camino de Emaús”.

La formación será desarrollada por miembros del equipo de la Delegación de Misiones de Toledo, además de la ONGD Misión América y del equipo de OMP de Toledo. Con la misma se pretende ayudar a los cristianos a discernir sobre las claves, que los documentos magisteriales sobre la misión nos facilitan, para poder trabajar en la transformación misionera que el propio Papa Francisco está señalando como necesaria en la pastoral ordinaria.

Gratitud misionera

Finalmente, desde la Delegación de Misiones de Toledo también se quiere agradecer el apoyo y respaldo de toda la realidad diocesana de Toledo en las diferentes campañas que las OMP promueven para la consolidación del espíritu, el compromiso y la colaboración misionera. Año tras año todas las parroquias, colegios, movimientos y grupos apostólicos responden y colaboran con la Jornada Mundial de las Misiones, con la Infancia Misionera y la Jornada de Vocaciones Nativas.

De igual modo la Archidiócesis de Toledo se pone en movimiento con el Día de Hispanoamérica y con cuantas iniciativas se promueven de manera conjunta desde la Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias. A todas las instituciones y entidades diocesanas, gratitud de la Archidiócesis de Toledo, por seguir respaldando y apoyando el trabajo de todos y cada uno de los misioneros españoles, cerca de 13000 en la actualidad.

Fuente: Padre nuestro, publicación semanal del Arzobispado de Toledo. Año XXXIV. Número 1460. 30 de julio de 2017.

lunes, 10 de julio de 2017

El Delegado Diocesano de Misiones ha participado en el Consejo Nacional de Misiones

El delegado diocesano de Misiones, Jesús López, ha participado en la reunión del Consejo Nacional de Misiones  que ha tenido lugar en la ciudad de Burgos el pasado día 5.


Este Consejo es un organismo de la Conferencia Episcopal Española, cuyos miembros son elegidos por la Asamblea Nacional de Delegados de Misiones y Directores de las Obras Misionales Pontificias (OMP) que, junto con la Comisión Episcopal, formada por cuatro Obispos y el Director de OMP, se reúnen para tratar y asesorar a los Obispos en los temas relacionados con misiones y cooperación entre las iglesias.

El propio delegado explica que el objetivo de este encuentro “ha sido revisar el Plan de Acción de la Comisión Episcopal para el curso 2017/2018, fundamentalmente en temas relacionados con la animación misionera de la Iglesia y la formación de sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, y laicos”.

Conclusiones

Se han elaborado una serie de conclusiones entre las que destaca la elaboración de un calendario conjunto con instituciones eclesiales como Manos Unidas o Cáritas, entre otras.

Otra de las decisiones que se va a adoptar está relacionada con la ayuda internacional: “Ha habido una propuesta de emergencia y la elaboración de un protocolo de actuación conjunta de la Iglesia Católica en España para que, ante cualquier emergencia en el mundo, trabajemos y ayudemos de forma conjunta” ha explicado el delegado diocesano.

Curso Pastoral 2017/2018

Entre los retos para el próximo curso pastoral cabe destacar una serie de propuestas que se engloban en las siguientes pautas: apertura a la universalidad, tener en cuenta la interculturalidad, salir de sí mismos (siguiendo las indicaciones del Papa Francisco) y utilizar más las redes sociales para las campañas, cursos de formación, etc.

Jesús López apunta también acerca de la necesidad de fomentar el trabajo misionero en la archidiócesis: “Necesitamos hacer de nuestra diócesis un lugar más misionero, tener más creatividad y audacia para llevar el Evangelio a las periferias, físicas e interiores, del hombre y la mujer de nuestros días”.

Y un último apunte que el delegado diocesano de Misiones quiere recalcar: “Hemos de llevar con alegría el Evangelio y para ello hemos de cambiar la mentalidad y entrar en el campo de la sencillez”.

Fuente: www.architoledo.org

lunes, 3 de julio de 2017

Libro Laicado y Misión: de la reflexión a la publicación

La presencia de los laicos bautizados en la actividad misionera de la Iglesia es cada vez más significativa. En las últimas décadas, Dios está suscitando vocaciones laicales a la misión, enviadas por las Iglesias locales y acogidas por otras Iglesias locales en su compromiso misionero.


La presencia del laicado en la actividad misionera de la Iglesia es cada vez más significativa, independientemente de los contextos sociales, eclesiales o culturales en los que se promueven. En las últimas décadas, Dios está suscitando vocaciones laicales a la misión. Por una parte, enviadas por las Iglesias locales y acogidas por aquellas otras Iglesias en formación. Es una hermosa realidad, un nuevo Pentecostés. Su atractivo, sin embargo, no oculta alguna de las carencias que pudieran estar socavando la vocación misionera de otros laicos igualmente llamados vocacionalmente para la misión. A nadie se le oculta que algunas urgencias evangelizadoras pudieran empañar la misma identidad laical de estos servidores del Evangelio.

Se hace necesaria una reflexión teológica y para ello se organizó en el Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM) «Beato Paolo Manna» un Seminario sobre la relación entre laicado y misión del 13 al 18 de febrero de 2017. Que surgió como respuesta a la creciente preocupación de los responsables de la animación misionera en las comunidades cristianas y por el incremento de la incorporación del laicado a la cooperación misionera entre las Iglesias. El tema era objeto de continuas conversaciones entre los directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias, que buscan algún tipo de respuesta a este fenómeno eclesial y una reflexión teológica profunda sobre el papel del laicado en la Misión.

Esta es una reflexión que interpela a pastores y a misionólogos y los directores nacionales de OMP no hacen otra cosa que constatar la necesidad de clarificar la vocación misionera del laicado y de situar eclesialmente estas vocaciones nacientes en el compromiso de la misión ad gentes. Dilatar una adecuada respuesta a estos interrogantes pudiera ser la causa de reducir la grandeza de estas vocaciones laicales a la misión a un «funcionalismo» para atender urgencias de carácter social o pastoral, o residuar la actividad misionera del laicado en los ámbitos subsidiarios de clérigos o religiosos. Es decir, caer de nuevo en un clericalismo o funcionalismo claramente denunciado por el papa Francisco en su carta al cardenal Ouellet el 19 de marzo de 2016.

Se hacía necesario dedicar un tiempo de reflexión y de diálogo académico entre investigadores, docentes y pastores sobre el tema del laicado y la misión, en la renovada eclesiología del Vaticano II, a la luz de la relación Iglesia-mundo, cuya identidad específica es la misión. Así se solicitó a la Secretaría General de la Pontificia Unión Misional (PUM), que desde el principio propició que un grupo reducido de personas pudiera realizar este trabajo, con la colaboración de algunos directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias.

Anastasio Gil 
Director Nacional de las OMP en España

De la reflexión a la publicación del libro "Laicado y Misión"

Laicado y Misión
Fabrizio Meroni y Anastasio Gil (coords.)
Madrid, PPC, 2017
ISBN:978-84-288-3121-5
https://es.ppc-editorial.com/libro/laicado-y-mision 

Fruto de este seminario es el libro "Laicado y Misión" publicado por la editoral PPC que recogen las ponencias y comunicaciones del seminario. Consta de tres partes la primera se inicia con la carta del papa Francisco y los correspondientes comentarios tanto al texto de la carta como al sentido y finalidad del seminario. La segunda parte recoge las cuatro ponencias sobre el laicado y la misión. Y en la tercera aparecen las ocho comunicaciones que se realizaron en el seminario.

Fuente: OMP España 

sábado, 10 de junio de 2017

Padre Luis Pérez: “La misión es coherencia y compartir, solidaridad y presencia”

Así lo indicaba el Padre Luis Pérez, misionero javeriano natural de Toledo, durante su charla “Sierra Leona después del ébola” que acogía la parroquia de El Buen Pastor


El misionero Luis Pérez estuvo acompañado del Obispo Auxiliar de Toledo, Mons. Ángel Fernández Collado, y el Delegado Diocesano de Misiones, Jesús López Muñoz, entre un numero público que acogió con cercanía las palabras del misionero. 

            No son héroes, son misioneros. Uno de los lemas del DOMUND de las Obras Misionales Pontificias en España que particularmente en el Padre Luis Pérez s.x. se hace patente. Luis Pérez es misionero javeriano, nacido en Toledo y vinculado, desde niño, a la Parroquia de “El Buen Pastor”, donde surgió y creció su vocación misionera. Su trabajo siempre ha estado vinculado a África, con dos periodos muy intensos en Sierra Leona, donde tuvo que vivir una guerra civil, en la que fuera secuestrado, y posteriormente ha vivido el ébola, por eso es un testigo excepcional para acercar el trabajo de los misioneros a la sociedad.

            Por eso ha querido acercar a la sociedad toledana, con una charla en la Parroquia de “El Buen Pastor”, cómo se encuentra Sierra Leona después del ébola, además de compartir y dialogar sobre cómo se encuentra la vocación misionera hoy día. Una charla en la que el Padre Luis Pérez estuvo acompañado del Obispo Auxiliar de Toledo, Mons. Ángel Fernández Collado, el Delegado Diocesano de Misiones, Jesús López Muñoz, además de representantes de la ONG Misión América y la Asociación Entretejiendo, agradeciendo la colaboración integral de la Parroquia, que con su párroco José Talavera, que arropó y apoyó la actividad desde el primer momento.


            Sobre las situaciones que le ha tocado vivir en Sierra Leona, el Padre Luis Pérez afirmaba que “prácticamente me tocó vivir allí toda la guerra y esta vez me ha tocado el ébola, pero tampoco te lo tomas mal, sino que me toca ver cómo afrontarlo”, pero señalaba que ante estas situaciones “claro que puedes irte pero la coherencia de vida te hacer estar ahí, con qué cara voy a irme del país y voy a volver, incluso cuando hagas poco”.

            El misionero toledano también indicaba que la presencia, el acompañar, el visitar a los enfermos, “siempre ha ayudado y lo agradecían muchísimo y rezaban por nosotros”. Sin duda “tenemos que estar a las duras y a las maduras, porque fui secuestrado, teníamos el convencimiento de que perderíamos la vida, pero sin embargo el testimonio de la presencia de los misioneros te da un respeto ante la gente que luego sigue”.

            Ciertamente “nuestra presencia, la de los misioneros, es importante, porque la misión, con la variedad de circunstancias que existen, es sobre todo coherencia y compartir, solidaridad y presencia, porque la gente entiende perfectamente quién es el misionero”.





            Sobre la situación actual después del ébola, señala que “del ébola ya no se habla, está controlado, y se ha pasado página, por lo que creo que sí está controlado de verdad, aunque se han quedado protocolos, porque el problema del ébola ha sido un problema de ignorancia, pero no solo de Sierra Leona, sino un problema de ignorancia mundial”. Luis Pérez indicaba que “el primer mes del ébola para nosotros fue muy duro, incluso más que la guerra, porque en la guerra se oían los disparos y los cañonazos, por lo que podías moverte de un sitio a otro, pero en el ébola no sabíamos dónde estaba, ni cómo se transmitía, ni cómo venía…”, situación que les provocaba “algo de desazón, aunque no de miedo, porque de un día a otro podías estar muerto”.

            El primer problema del ébola era el “aislamiento, porque en la República Democrática del Congo sabemos que existía ébola desde hace treinta años, casi todos los años, pero ellos ya sabían que tenían que aislar, que tenían que aislar una aldea, aunque no sabíamos ni cuántos quedarían en la aldea ni cuántos morirían, mientras en Sierra Leona tardó mucho el aislamiento, la ayuda, que si hubiera llegado seis meses antes se hubieran evitado muchas de las consecuencias”.

            En Sierra Leona, actualmente, “la mayoría de las personas sobreviven por una economía de supervivencia, este comercio de pequeño mercadillo, que desde la mañana se dedican a vender y con lo que han ganado compran algo por la tarde, para cocinar la comida del día y así hasta el otro día, pero al menos comen una vez al día”. Los misioneros en Sierra Leona entendemos que por ello debe existir una “caridad inversión constructiva, que genere movimiento, que genere cambios”.

            Luis Pérez afirma que sobre la imagen que en ocasiones se ofrece desde África “todo son patrañas, porque trabajan mucho, horas en la huerta, horas trabajando para poder comer una miseria”, pero “la situación no es culpa de ellos, sino del sistema”. De la experiencia que tuvo con los niños soldados, destaca que “hoy muchos de ellos son un gran número de albañiles, mecánicos, sastres, que tienen su negocio, que gracias al programa de los javerianos se encontraron la primera formación y los primeros medios, porque se dio continuidad”.

            “La misión sigue siendo necesaria, porque en definitiva tenemos que proclamar el Evangelio, acompañar en el trabajo pastoral, compartir la fe…”, además destacaba que “la misión puede asemejarse con un camaleón porque tenemos que adaptarnos a cada consecuencia, a cada situación, a cada persona”.

            De la globalización ha indicado cómo “en el mundo global todo repercute en todo, saber que gran parte de lo que ocurre en África está en las decisiones que se toman aquí, en las injusticias del comercio, en los aranceles,…” y en referencia a la inmigración “yo no hago una reflexión científica, pero solamente uno que haya estado en África un mes y haya mirado y observado, no se preguntará por la existencia de la inmigración, sino que comprenderá su existencia, muchos de ellos me dicen Padre si mueren el 30% en el camino, quién no dice que sea uno de los que sí lleguen y se lanzan para intentar llegar a Europa”.

            Finalmente el Padre Luis Pérez agradecía la cercanía de la Archidiócesis de Toledo y la preocupación que mostró durante el ébola y en la actualidad, sabiendo que desde la Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Misiones “cuento con la cercanía y la oración de todos vosotros”.

            Por su parte, Mons. Ángel Fernández Collado, Obispo Auxiliar de Toledo, como conclusión del acto, tuvo palabras de gratitud y reconocimiento hacia el Padre Luis Pérez y hacia todos los misioneros de la Archidiócesis de Toledo y de España, “porque en su vocación misionera están desgastando y entregando su vida en otros países, desde el Evangelio, haciendo presente constantemente la Palabra de Dios y la ayuda más cercana a quien está demandando que podamos compartir nuestra fe y nuestra vida”. En ese sentido enfatizó “verdaderamente son testimonio de Cristo junto a todos los hermanos en la fe”.

            En Misiones Toledo www.misionestoledo.org se puede encontrar más información para colaborar y apoyar algunos de los proyectos del Padre Luis Pérez s.x., que desarrolla con los misioneros javerianos y en colaboración con la Asociación Entretejiendo.






lunes, 5 de junio de 2017

Padre Luis Pérez, misionero javeriano en Sierra Leona, ofrecerá en Toledo su testimonio sobre el ébola

En la toledana parroquia de El Buen Pastor (Avenida de Bárber, 28), el próximo viernes, 9 de junio, comenzando con la celebración de la Eucaristía (20:00 horas) y posteriormente la charla “Sierra Leona después del ébola”

El Padre Luis Pérez es natural de Toledo y fue nombrado Hijo Predilecto de Toledo por unanimidad del Ayuntamiento de Toledo

            Sierra Leona es uno de los países más pobres del mundo, a pesar de sus riquezas naturales. País africano que fue asolado por una guerra civil de 1991 a 2002 y que le ha tocado vivir las consecuencias más duras del ébola. En esos dos momentos estuvo en Sierra Leona el Padre Luis Pérez s.x., compartiendo su fe, su testimonio y su vida, misionero javeriano natural de Toledo. Luis Pérez Hernández permaneció con decisión, fundada en el Evangelio, siempre junto al pueblo de Sierra Leona.

            Después de tres años de estancia en ese país africano, el Padre Luis Pérez regresa a Toledo, para dar testimonio y acercar Sierra Leona a los toledanos, ofreciendo una ponencia que se ha titulado “Sierra Leona después del ébola”.

            Una actividad que se celebrará el próximo viernes, 9 de junio, en Toledo, en la Parroquia de El Buen Pastor (Avda. de Bárber, 28), dando comienzo a las 20:00 horas, con la celebración de la Eucaristía, y posteriormente con el testimonio que ofrecerá en los salones parroquiales, explicando cómo los misioneros siempre trabajan en los momentos más complicados, por encontrarse en las periferias geográficas, humanas y existenciales del mundo.

            La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, la ONG Misión América, junto a los Misioneros Javerianos y la Asociación Entretejiendo, invitan a esta actividad, que servirá para ofrecer una merecida acogida a quien fuera nombrado Hijo Predilecto de Toledo, por el Ayuntamiento de Toledo, dado el trabajo que como misionero ha desarrollado vinculado siempre a los misioneros javerianos, a África, en particular Sierra Leona, y Toledo, que es su ciudad.

            Esta actividad también servirá para agradecer la cercanía de la Archidiócesis de Toledo con los sierra leoneses, por su colaboración espiritual y material, en los difíciles momentos que Sierra Leona vivió por el ébola y que aún hoy tiene sus consecuencias, por lo que se ofrecerán vías de colaboración y cooperación para poder financiar nuevos proyectos que sirvan para dignificar el trabajo pastoral y social de los misioneros javerianos en este país.

Más información www.misionestoledo.org.