• Reza y ayuda a las Vocaciones


    7 de mayo- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Compromiso con las vocaciones


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa


    "Empujados por el Espíritu para la Misión"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en los colegios

lunes, 22 de mayo de 2017

Misiones Toledo respalda la construcción de la primera capilla “quinimbola” en Brasil

El próximo viernes, 9 de junio, el misionero javeriano Luis Pérez, natural de Toledo, compartirá su testimonio sobre Sierra Leona después del ébola, lugar donde como misionero ha convivido y compartido la situación de emergencia


Una capilla impulsada por Sor Piedad Guzmán Gómez, misionera natural de Quintanar de la Orden, que actualmente se encuentra en Brasil apoyando, entre otras iniciativas, a los descendientes directos en Piratini de los esclavos

Los misioneros, entregados por el Evangelio y por proclamarlo en todos los lugares del mundo, son verdadero ejemplo y testimonio de la defensa y la recuperación del sentido de la dignidad humana para millones de personas. Son, sin duda alguna, baluartes de la cooperación, fundamentada tanto en lo espiritual como en lo material, siempre arraigada en la caridad.

Ejemplo de esta entrega, con los valores evangélicos, es el trabajo que la misionera Sor Piedad Guzmán Gómez, natural de Quintanar de la Orden, está desarrollando en la Diócesis de Pelotas, en Brasil, exactamente en Piratini. Allí, con el respaldo de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, se ha iniciado la construcción de la considerada como primera capilla “quinimbola” de la historia de la Iglesia Católica, que servirá para acompañar pastoralmente a los descendientes directos de los esclavos.

En un diálogo misionero, entre Sor Piedad y Fernando Redondo, de la ONG Misión América y miembro del Consejo Diocesano de Misiones de Toledo, destacaron el trabajo que realizan las Hijas de la Inmaculada Concepción en Piratini, en Brasil, así como la misionera resaltó la devoción por Ntra. Sra. de Aparecida en Brasil, advocación y nombre que asumirá esta Capilla “quinimbola”. Por su parte, Fernando Redondo señalaba cómo “los mejores embajadores que tenemos en España son los misioneros, quiénes desde la humildad y siempre desde el Evangelio, realizan grandes obras para acompañar en la esperanza a las personas más vulnerables del mundo”.


La Delegación Diocesana de Misiones, que dirige Jesús López Muñoz, como Delegado Diocesano de Misiones y Director Diocesano de OMP, trabaja para respaldar las iniciativas de muchos de los misioneros de Toledo, gracias a la colaboración de donaciones y cooperación de muchos voluntarios y amigos de la Misión. Desde Misiones Toledo está disponible, para este y otros proyectos, las cuentas bancarias de Liberbank, Banco Castilla – La Mancha (ES 98 2105/3036/54/3400038407) y Banco Popular (ES50 0075/0217/19/0600873149).

López Muñoz afirma que “el trabajo misionero es expresión de la alegría del Evangelio, de la entrega sin límites, del compromiso constante”, por ello desde la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo “siempre se respaldan las iniciativas, en la medida de las posibilidades, que nuestros misioneros nos presentan; somos su familia y hogar misionero, somos su familia misionera y cuando llama un hermano para ayudar a otros hermanos, ahí intentamos estar”.

Sierra Leona, testimonio del trabajo misionero del Padre Luis Pérez

Desde la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, la Dirección Diocesana de OMP en Toledo, la ONG Misión América, los Misioneros Javerianos y la Asociación Entretejiendo adelantan la presencia del Padre Luis Pérez, misionero javeriano, en Toledo, a su regreso de Sierra Leona.

El próximo 9 de junio, en Toledo, se celebrará una eucaristía y una charla en la Parroquia de El Buen Pastor, con el título “Sierra Leona después del ébola”, en la que compartirá cómo vivió personalmente la situación del ébola y sobre todo cómo se encuentra ese país africano, abriendo la posibilidad a la colaboración y cooperación de todas las personas interesadas en apoyar los proyectos que los Misioneros Javerianos desarrollan en Sierra Leona.

Más información www.misionestoledo.org


jueves, 4 de mayo de 2017

Intención de oración del Papa para el mes de mayo: por los cristianos de África, testigos de la paz


Por los cristianos de África, para que den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús Misericordioso, es la intención de oración del Papa Francisco para este mes de mayo.

A los jóvenes, reunidos en Bangui, República Centroafricana, al inicio del Año de la Misericordia, les pidió el Papa Francisco que trabajaran por la paz: “La paz no es un documento que se firma y se queda ahí. La paz se hace todos los días. La paz es trabajo artesanal que se hace con las manos, que se hace con la propia vida. Alguno podría decirme: «Padre, dígame, ¿cómo puedo ser yo artesano de la paz?». En primer lugar, no odiar nunca. Y, si uno te hace algún mal, tratar de perdonar. Nada de odio. Mucho perdón. Digámoslo juntos: «Nada de odio. Mucho perdón» [todos lo repiten]. Y, si no tienes odio en tu corazón, si perdonas, serás un vencedor. Pues serás vencedor de la batalla más difícil de la vida, vencedor en el amor. Y por el amor viene la paz.

Ustedes, ¿quieren ser ganadores o perdedores en la vida? ¿Qué es lo que quieren? Y se vence solamente por el camino del amor, la senda del amor. Y, ¿se puede amar al enemigo? Sí. ¿Se puede perdonar a quién te ha hecho mal? Sí. Así, con el amor y el perdón, ustedes serán ganadores. Con amor serán ganadores en la vida y darán siempre vida. El amor jamás les hará perdedores”.


Fuente: OMPRESS-ROMA

miércoles, 3 de mayo de 2017

Vocaciones Nativas: "Empujados por el Espíritu aquí estoy, envíame"

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas


Lema

"Empujados por el Espíritu aquí estoy, envíame" es el lema de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas que se celebrará el 7 de mayo.

“Empujados por el Espíritu...” Así titula el papa Francisco su Mensaje para la 54 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Es el Espíritu el que mueve los corazones para ir a evangelizar. La dimensión misionera nace de la entraña de la fe. Es Dios mismo quien llama y envía. La vocación no es algo añadido: es fruto del amor de Dios que llama.

“Aquí estoy, envíame” La llamada a una vida de especial consagración o al sacerdocio implica una respuesta de docilidad y confianza. Es el compromiso para dejar a un lado la tranquilidad de una vida más o menos acomodada, y salir al encuentro del otro para llevarle a Dios.


CARTEL

Jornadas. El IV Domingo de Pascua, domingo “del Buen Pastor”, se celebran dos Jornadas de carácter vocacional, con el fin de promover la oración y la colaboración para que Dios envíe nuevas vocaciones a su Iglesia y para que las vocaciones nacientes en los territorios de misión tengan los recursos necesarios para su formación y sostenimiento.


Fotografías:
La fotografía general, en el ángulo inferior derecho, visibiliza la alegría de quienes han decidido seguir al Maestro. Así nacen las vocaciones: en un ambiente de alegría, oración y comunión. Todos caminan juntos, compartiendo su fe.
Tres fotos de vocaciones: vocación al sacerdocio, para estar cerca del hermano; vocación a la vida consagrada, con un grupo de jóvenes que muestra su alegría después de haber respondido “Aquí estoy, envíame”; y vocaciones nativas, en un lugar de misión, que reflejan esa misma alegría tras descubrir que la vida recobra sentido si se entrega a los demás.


OBJETIVOS
Orar al Dueño de la mies para que siga enviando muchos obreros a su Iglesia.
Fomentar entre los jóvenes algunas disposiciones personales y grupales para que puedan escuchar la llamada de Dios y responder sin dilaciones.
Promover entre los fieles una eficaz colaboración con la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que atiende las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en los territorios de misión.
Obtener fondos y ayudas económicas para el sostenimiento y la formación de estas vocaciones, a través de la financiación de “becas de estudio” y de “estipendios de misa” para formadores y profesores.



domingo, 23 de abril de 2017

Misiones Toledo ha participado en el XIV Encuentro Misionero de Jóvenes de OMP


La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo ha participado un año más en el Encuentro Misionero de Jóvenes que, desde hace catorce años, está organizado por las Obras Misionales Pontificias en España. Un encuentro en el que participan jóvenes de toda España, intercambiando sus experiencias misioneras, fortaleciendo su implicación en la misión y adquiriendo dinámicas de animación misionera para insertarlas y utilizarlas en sus respectivas Diócesis.

Este año el Encuentro Misionero ha sido inaugurado por el nuevo presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias, Mons. Francisco Pérez González, Arzobispo de Pamplona, junto a Anastasio Gil, Director Nacional de las OMP. El mismo era clausurado esta mañana por el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo.

En el mismo se han intercalado presentaciones de experiencias diocesanas misioneras, reflexiones y dinámicas, el testimonio del misionero javeriano Jesús Calero, el reportaje de la misionera Isa Solá y un homenaje por su entrega hasta que fuera asesinada en Haití, además de contar con una mesa redonda sobre compromiso misionero, en la que han participado Ledicia Santos y Gabriel Dasilva, matrimonio de la diócesis de Orense, Javier López Frías, de la Fundación Ahoringa Vuelcapeta de Granada, y Dara O’Brien, de la Fraternidad Misionera Verbum Dei.

Dara O'Brien, sacerdote, ha sorprendido con su testimonio y sencillez a todos los participantes. Een 1998, mientras trabajaba en capellanía del Colegio de Cabintelly de Dublín, le fue diagnosticada Esclerósis Múltiple. En México, y mientras recibía tratamiento, continuó su misión como predicador de la Palabra de Dios. Como dice un compañero de FMVD, “el carácter fuerte irlandés constituyó un desafío para aceptar progresivamente la dureza de su enfermedad, pero la victoria de Cristo en la Cruz, que él tanto había predicado a los jóvenes, ha ido haciendo mella en su mente y en su corazón para lograr vivir la serenidad con la que hoy nos comparte su fe desde la cruz de su silla de ruedas y desde las muchas limitaciones físicas que poco a poco se asemejan a las heridas del Resucitado”.

El propio Dara O’Brien señalaba que él participa de otro modo en la misión, porque “el 99% de la misión es testimonio” y es lo que hace ahora, ofreciendo su testimonio misionero y cómo lo vive con esclerosis múltiple. Además ha repetido en varias ocasiones las palabras alegría y sonrisa, afirmando que “cargando la cruz, con esperanza, puedo ayudar dando el testimonio con mi sonrisa”.

Desde este encuentro misionero también se ha recordado la guía Compartir la Misión, que se puede encontrar en el siguiente enlace http://www.obrasmisionalespontificias.es/p/guia-compartir-la-mision.html, en la que desde Toledo se presenta una de las iniciativas de #VeranoMisión. Una oportunidad para vivir el verano de manera diferente, participando en una experiencia misionera

Con esta participación en el Encuentro Misionero de Jóvenes, la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo se implica en todas las actividades impulsadas desde las OMP en su Dirección Nacional, con la seguridad de que el trabajo en red y el intercambio de experiencias misioneras ayuda a fortalecer la pastoral misionera en cada una de las Diócesis de España y del resto del mundo.

Más información www.misionestoledo.org

jueves, 20 de abril de 2017

En la Jornada de las Vocaciones Nativas: COMPROMISO CON LAS VOCACIONES


El cuarto domingo de Pascua (7 de mayo de 2017) es el día dedicado a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Desde hace 54 años, en este domingo “del Buen Pastor” la Iglesia pide con confianza filial al Dueño de la mies que envíe nuevos obreros para anunciar el Evangelio y ser instrumentos de salvación, y le da gracias por las vocaciones que suscita entre los jóvenes. En España, a esta convocatoria se suma la Jornada misionera de Vocaciones Nativas, de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que añade a aquella petición el compromiso por las vocaciones en los países de misión.

Para la preparación de esta gran Jornada vocacional, trabajan conjuntamente tres organismos eclesiales: la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, encargada de ayudar a las diócesis en la pastoral vocacional; el Área de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER, que colabora con las instituciones religiosas en su empeño por suscitar y acompañar las vocaciones a la vida consagrada; y las Obras Misionales Pontificias, que se ocupan de cooperar con las Iglesias locales de los territorios de misión en el sostenimiento de sus vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. 


Al servicio de la Iglesia universal 

Lo que da unidad y consistencia a la celebración conjunta de estas dos Jornadas es el carácter universal de cualquier vocación. Una llamada al servicio de la Iglesia no puede circunscribirse a unos límites geográficos e institucionales: cualquier vocación es, por esencia, una invitación a servir a la Iglesia donde ella necesita ser servida. Y es que, en el origen de una vocación, está la acción del Espíritu Santo; no se trata de una iniciativa particular. “Empujados por el Espíritu...”, comienza titulando Francisco su Mensaje para esta ocasión. Es el Espíritu de Dios quien llama y envía personas al servicio del Evangelio en el mundo. Que esta llamada no es un añadido a la fe y a la vida del cristiano, sino que está en su misma entraña, lo ratifica el hecho de que en todas partes están aflorando llamadas de muchos jóvenes a la vida consagrada y al sacerdocio.
Ahora bien: cada llamada vocacional que suscita el Espíritu solo puede ser identificada si hay una correspondencia en la disponibilidad de la persona para contestar: “¡Aquí estoy, envíame!”. Respuesta generosa y de entrega, que también ha de resonar en las instituciones eclesiales que asumen la responsabilidad de enviar estas vocaciones a otros lugares distintos de sus propias demarcaciones. La disposición generosa de los llamados no puede quedar truncada ni empequeñecida por el planteamiento egoísta de atender únicamente los propios ámbitos. Es tiempo para la audacia y el coraje que abren las puertas y empujan a quienes han dicho “sí” a que “vayan, sin miedo, para servir”, como alentaba el Papa en la JMJ de Río.

Ponerse en camino

El Espíritu, a través de Francisco, está invitando a quienes han recibido la vocación y a dichas instituciones eclesiales a ponerse en camino y salir al encuentro de los otros que están en las periferias geográficas y existenciales. Su llamada ha sido para ser enviados a anunciar que Jesús ha resucitado, más allá de las propias fronteras. Él, el Resucitado, camina a su lado y les da la fuerza y la alegría necesarias, dice con claridad el Santo Padre en su Mensaje. Cada vocación a la vida consagrada o al sacerdocio ha vivido la experiencia de un encuentro personal, que va calando en su corazón y que ha configurado su identidad. Es la vitalidad de la semilla que paulatinamente va desarrollándose en el interior de cada persona.
Vemos todo esto con claridad en la vocación de los misioneros, que no se guardan para sí ni para su entorno la Palabra y la salvación que han recibido. Gracias a su labor y generosidad, muchos seminarios y noviciados de los territorios de misión están hoy llenos de jóvenes que, una vez barruntado el amor, han abierto su alma a la llamada. Ayudar a estas vocaciones es una de las finalidades de la Jornada de Vocaciones Nativas.
El compromiso vocacional que anima esta doble Jornada es tarea común de toda la Iglesia: afecta a los pastores y responsables eclesiales; también, a las comunidades cristianas; pero, sobre todo, este compromiso vocacional está en cada cristiano. A cada uno de nosotros se nos pide oración, cercanía e incluso cooperación económica para ayudar en la formación de aquellos que son llamados al sacerdocio o a una especial consagración. El Pueblo de Dios ha de tener conciencia clara de que la Iglesia necesita de hombres y mujeres que entregan con radicalidad su vida al servicio de la misión. Y cuando una vocación aparece, la respuesta ha de ser de gratitud al Señor y compromiso para que aquella no se pierda por falta de recursos humanos, espirituales o materiales.

Anastasio Gil (OMP)
Maricarmen Álvarez (CONFER)
Sergio Requena (CEE)


sábado, 25 de marzo de 2017

Más de 700 personas en el Festival de la Canción Misionera de Toledo

El Salón de Actos “Jesús Hornillos” del Colegio Infantes de Toledo quedó pequeño para albergar a todos los participantes, que estuvieron acompañados por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, y el Obispo Auxiliar de Toledo, Mons. Ángel Fernández Collado


  • 16 grupos, de toda la Archidiócesis de Toledo, han participado en uno de los festivales más participativos de los últimos 40 años, convirtiéndose en un éxito de animación y dinamización misionera.
  • La misionera Noelia Sánchez ha compartido el testimonio de sus cerca de 15 años de servicio misionero en Argentina.
Un año más el Festival de la Canción Misionera ha convertido a Toledo en el “epicentro” de la animación misionera y la canción misionera, congregando a más de 700 personas, dejando pequeño el Salón de Actos “Jesús Hornillos” del Colegio Infantes de Toledo.


La edición de la “Canción Misionera” ha contado con la presencia del Arzobispo de Toledo y Primado de España, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, que daba comienzo con unas palabras de saludo y bienvenida para todos los participantes, además de animar a todos los niños para que con sus canciones “piensen en todos los misioneros y en aquellos niños que como vosotros están y se encuentran en territorios de misión”. Además el Arzobispo de Toledo ha querido, también, agradecer “todo el trabajo misionero que hacéis en vuestros colegios y parroquias, dando hoy fruto en las canciones que con tanto cariño habéis preparado”.



Posteriormente intervino la misionera Noelia Sánchez, natural de Talavera de la Reina y perteneciente a la comunidad de Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios, que ha vivido casi 15 años en Argentina. En su testimonio misionero reconociendo que “he estado haciendo de todo un poco, según las circunstancias, para poder dar a conocer a Jesús en el barrio, y crear una familia en la parroquial”, enfatizando, “yo suelo decir, hasta el pino puente”.


La misionera ha destacado que “soy una persona muy feliz con mi vida, teniendo como lema que me queda grande porque es de San Pablo (Para mí la vida es Cristo), pero me atrevo a adoptarlo porque yo sin Cristo y sin la fe no sería nada, aunque tengo mucho por caminar”.


En esta edición, junto a los 16 grupos participantes y los más de 700 asistentes, han estado presentes, además del Arzobispo de Toledo, el Obispo Auxiliar de Toledo, Mons. Ángel Fernández Collado y el Delegado Diocesano de Misiones, Jesús López Muñoz.


Entre los asistentes han existido valoraciones destacando el éxito del que se ha convertido como uno de los festivales más participativos de los últimos 40 años, como definir que “ha estado genial, ambientazo misionero”, o “Los niños han vuelto muy contentos… y la participación ha sido mayor que otros años”. Demostración que, gracias al trabajo de la Delegación Diocesana de Misiones y la implicación de muchos voluntarios y colaboradores, se ha establecido esta fecha como un momento central de la animación y la dinamización misionera en toda la Archidiócesis de Toledo.

El festival también ha contado con momentos especiales, como el recuerdo de la periodista Paloma Gómez Borrero, recientemente fallecida, así como la muestra de solidaridad tanto con Perú y Etiopía, lugares en los que, por diferentes cuestiones naturales, están sufriendo mucho nuestros hermanos y que cuentan con todo el apoyo y el respaldo de la Archidiócesis de Toledo.


Los grupos que han participado este año han sido: Colegio Diocesano Santa Clara (Ocaña), Colegio Diocesano Virgen de la Caridad (Illescas), Colegio Diocesano Santísimo Cristo de la Sangre (Torrijos), Hogar de Nazaret (Toledo), Parroquia Divino Salvador (Madridejos), Parroquia Ntra. Sra. de la Purificación (Nambroca), Parroquia Santa María Magdalena (Escalonilla), Parroquia Ntra. Sra. de la Paz (La Puebla de Montalbán), Parroquia  San Pedro ad vincula (Las Ventas de Retamosa), Parroquia Santa Teresa (Toledo), Parroquia San Juan Evangelista (Sonseca), Parroquia San Esteban Protomártir (Lominchar), Parroquia San José Obrero (Toledo), Parroquia Santo Domingo de Guzmán (Valmojado), Parroquia de Seseña y Parroquia San Pedro Apóstol (Olías del Rey).

Después de las actuaciones de estos grupos, el Arzobispo de Toledo hacía entrega, a cada uno de ellos, de un diploma acreditativo de su participación, convocándoles para la edición del año 2018, donde ya se espera la participación, las coreografías, las presentaciones y muchas más sorpresas que año tras año presentan los grupos participantes, esperando sumar aún más participación y difusión en toda la Archidiócesis de Toledo.

Desde la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias (OMP) y la ONGD Misión América se agradece la involucración y participación de todos los grupos, además de reconocer la colaboración de la periodista Conchi Moreno, de Radio Televisión Diocesana, que ha sido la encargada de presentar, animar y agilizar un festival que quedará en la memoria musical y misionera de todos los participantes.


¡Gracias! es la palabra final que desde la organización se ha usado, porque en ella se recoge la expresión de encuentro y participación en este Festival cuyo lema ha sido “Sígueme”, pidiendo a todos los niños que sigan participando en las actividades y campañas de las Obras Misionales Pontificias, particularmente en la Infancia Misionera, donde ellos son unos pequeños grandes misioneros.