• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

jueves, 14 de diciembre de 2017

ONGD Misión América en Castilla – La Mancha lanza un llamamiento para la “globalización de la solidaridad y la esperanza”

En Castilla – La Mancha la ONGD Misión América lanza una campaña de sensibilización con motivo de la Navidad


La ONGD Misión América en Castilla – La Mancha actualmente desarrolla proyectos de Cooperación Internacional en varios países de América Latina y África gracias al trabajo de los voluntarios de las cinco sedes existentes en la región (Albacete, Cuenca, Ciudad Real, Guadalajara y Toledo)

Globalizar la solidaridad y la esperanza puede parecer una utopía, un simple sueño, pero la ONGD Misión América, ante las cercanas fiestas navideñas, lanza una campaña de sensibilización afirmando que la “globalización de la solidaridad y la esperanza es la responsabilidad de todos los ciudadanos”.

De esta manera, desde las cinco delegaciones que la ONGD Misión América posee en Castilla – La Mancha (en las ciudades de Albacete, Cuenca, Ciudad Real, Guadalajara y Toledo), con la campaña de sensibilización se pretenden tres objetivos fundamentales, como señala Fernando Redondo Benito, responsable regional de la ONGD en Castilla – La Mancha, “el primero, es despertar la solidaridad y la esperanza en cada hombre y mujer, no solo en nuestra región, sino también en muchos otros países donde existen situaciones más desfavorecidas; no podemos quedarnos de brazos cruzados, sino emprender un verdadero movimiento que nos hace ver que las soluciones están en nuestros compromisos; el segundo se trata de dar gracias, a nuestros socios y donantes, a nuestros voluntarios, porque en Castilla – La Mancha este año hemos trabajado con intensidad para lograr más y mejores formas de cooperación con otros países de América Latina y África; finalmente, pretendemos mostrar la realidad, hacer patente que la solidaridad no es una cuestión solo de la Navidad sino de todo el año, en ello trabajamos y todas las delegaciones de Misión América en España lo están haciendo, pero frente a la realidad, en ocasiones difícil, están muchos hombres y mujeres que dan una respuesta firme desde el voluntariado, y esa es la mejor expresión del trabajo constante de la ONGD Misión América desde España para todo el mundo”.

Una de las acciones concretas de esta campaña de sensibilización es el lanzamiento de mensajes solidarios desde las redes sociales pidiendo la colaboración y la cooperación con la ONGD Misión América. Para ello se ha creado un cartel, con un diseño abierto a la “infancia”: una niña crea una pompa de jabón, en la que aparece el mundo, en una primera mirada América.

La gran fortaleza, y la identidad que marca a la ONGD Misión América, son los misioneras y misioneros españoles repartidos por todo el mundo, porque son la voz y la presencia para ayudar con dignidad a todas las personas que lo requieren. No se puede entender el trabajo de la ONGD Misión América sin los misioneros, porque la entrega de su vida ayudando a los más necesitados de América Latina y África es el mejor ejemplo y el testimonio para avanzar en el desarrollo integral humano de miles de personas.

Cientos de proyectos ha desarrollado Misión América en los últimos años, gracias a la generosidad de tantos hombres y mujeres de buena voluntad que han dado lo que tenían para que otros pudieran mejorar sus condiciones de vida.

Redondo destaca que “requerimos de un mayor compromiso, no podemos excluir a nadie y tampoco dejar de lado a nadie, la solidaridad debe ser nuestra bandera y sinceramente mientras que exista una situación de exclusión social en el mundo no podemos estar tranquilos como humanidad”.

A pesar de los medios y recursos limitados de la ONGD Misión América, los proyectos que promueven hacen a cada comunidad y a cada persona protagonistas de su propio desarrollo humano integral, contribuyendo a la manifestación de la “riqueza que albergan en sus corazones y en su cultura, en la esperanza y en la solidaridad que les identifica”.

Desde la ONGD Misión América, con esta campaña de sensibilización, también se invita a colaborar y cooperar económicamente, en la medida de las posibilidades, para poder fortalecer los proyectos de cooperación para el desarrollo que actualmente se llevan a cabo en diferentes lugares de América Latina y África.


Como se indica en la campaña de sensibilización, “tu compromiso e ilusión, tu ayuda y apoyo, hacen realidad muchos pequeños proyectos misioneros”. Para ello ponen a disposición la cuenta bancaria de la organización (ES28 0075 0204 9406 0022 1978), desde la que se podrá colaborar de manera concreta en todas las iniciativas que respaldan el trabajo y proyectos sociales y pastorales de misioneros y misioneras.

Más información: www.misionamerica.org

Los Sembradores de Estrellas anuncian la Navidad

En los días previos a la Navidad, más de 40.000 niños de toda España, saldrán a las calles a felicitar la Navidad de parte de los misioneros: son los “Sembradores de Estrellas”


“Sembradores de estrellas” es una iniciativa de la Obra Pontificia de Infancia Misionera, en la que los niños salen a las calles a felicitar la Navidad de parte de los misioneros, mientras ponen estrellas adhesivas en los abrigos de los viandantes. A través de la colocación de estas pegatinas con forma de estrellas, los niños expresan la buena noticia de la Navidad, y llevan la alegría a las calles.

Esta iniciativa, con más de 40 años de historia, ayuda a los niños a prepararse para vivir la Navidad de una forma misionera. Además de recordar a aquellos que lo dejaron todo para llevar el mensaje de Jesús a todo el mundo, ellos mismos se convierten en misioneros en su ciudad, al llenar las calles de estrellas y alegría. Durante los días previos los “Sembradores de Estrellas” reciben una preparación especial que les ayuda a comprender y a transmitir el significado de lo que van a hacer: convertirse en pequeños misioneros que comparten la buena noticia de Jesús y felicitan la Navidad en nombre de los misioneros, esos hombres y mujeres, que anuncian el Evangelio en países lejanos.

Con los “Sembradores de Estrellas” se ofrece a los niños, un mensaje diferente al de la campaña consumista de Navidad, se les invita a vivir y anunciar el verdadero sentido de la Navidad regalando estrellas de una forma absolutamente gratuita.

Esta iniciativa de Sembradores de Estrellas se organizan desde las Delegaciones de Misiones de toda España, y participan colegios, parroquias y grupos misioneros de niños.

Para saber más y descargar los recursos que hemos preparado para los niños, catequistas, profesores, sacerdotes… visita la página  de los “Sembradores de Estrellas”.


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Papa Francisco: “Evangelizar no es hacer proselitismo”

¿Cómo es la evangelización? Es vivir el Evangelio, es testimoniar cómo se vive el Evangelio: testimoniar las Bienaventuranzas” Papa Francisco en su viaje a Myanmar y Bangladesh


El Papa Francisco en el vuelo de vuelta de su viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh. Contestaba una interesante pregunta planteada por los periodistas franceses sobre el hecho de que algunos opongan diálogo interreligioso y evangelización. ¿Cuál es la prioridad – preguntaban – evangelizar o dialogar por la paz?

El Papa contestaba con claridad: “La primera distinción: evangelizar no es hacer proselitismo. La Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción, es decir, por testimonio. Esto lo ha dicho el Papa Benedicto XVI. ¿Cómo es la evangelización? Es vivir el Evangelio, es testimoniar cómo se vive el Evangelio: testimoniar las Bienaventuranzas, testimoniar Mateo 25, testimoniar el Buen Samaritano, testimoniar el perdón setenta veces siete. Y en este testimonio, el Espíritu Santo trabaja y hay conversiones. Pero nosotros no somos muy entusiastas de que las conversiones se hagan rápido. Si vienen, esperan: se habla…, vuestra tradición…, se hace de forma que una conversión sea la respuesta a algo que el Espíritu Santo ha movido en mi corazón ante el testimonio del cristiano. En la comida que tuve con los jóvenes en la Jornada de la Juventud en Cracovia – quince jóvenes de todo el mundo – uno me hacía esta pregunta: ¿Qué debo decir a un compañero de universidad, un amigo, bueno, pero que es ateo? ¿Qué debo decirle para cambiarlo, para convertirlo? La respuesta ha sido esta: Lo último que debes hacer es decirle algo. Tú vives tu Evangelio, y si él te pregunta por qué haces esto le puedes explicar por qué lo haces. Y deja que el Espíritu Santo lo atraiga.

Esta es la fuerza y la mansedumbre del Espíritu Santo en las conversiones. No es un convencer mentalmente con apologéticas, razones… no. Es el Espíritu Santo el que hace la conversión. Nosotros somos testigos del Espíritu, testigos del Evangelio. ‘Testigo’ es una palabra que en griego se dice ‘mártir’: el martirio de todos los días, el martirio también de sangre cuando llega… Su pregunta: ¿qué es prioritario, la paz o la conversión? Pero, cuando se vive con testimonio y respeto, se hace paz. La paz comienza a romperse en este campo cuando comienza el proselitismo, y hay tantos tipos de proselitismo, pero esto no es evangélico”.

Fuente: OMP España

domingo, 3 de diciembre de 2017

Misiones Toledo con los misioneros en el día del Patrono de las Misiones, San Francisco Javier

Desde la Prelatura de Moyobamba (Perú), un grupo de sacerdotes jóvenes reconoce la “extraordinaria labor que la Diócesis de Toledo está haciendo y que el impulso misionero lo da el mismo Espíritu Santo”


La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha han felicitado a los 142 misioneros y misioneras de Toledo, reconociendo la “humilde y callada labor misionera” que “nos hace despertar y remover a los discípulos misioneros para no caer en la mediocridad de la fe que hace a las Iglesias incapaces de evangelizar”.

            La Archidiócesis de Toledo ha recordado de manera especial este Domingo a los misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo; en la actualidad, 13000 misioneros españoles, de los cuales 142 son de Toledo. Un recuerdo motivado por la celebración de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones.

            Por ello, la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias, la Delegación de Misiones de Toledo y la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha han querido hacer llegar “las oraciones e intenciones misioneras, nuestra alegría misionera, para que San Francisco Javier siga intercediendo cada día por vuestro trabajo misionero, haciendo más sólida vuestra esperanza y entusiasmo misionero”.

            En unas palabras dirigidas a cada uno de los misioneros, suscritas por Jesús López Muñoz, delegado de Misiones y Director Diocesano de OMP, y por Fernando Redondo Benito, de la ONGD Misión América, se afirma que su trabajo “nos ayuda a centrarnos en lo importante, en la naturaleza misionera de la Iglesia, y evitar el riesgo de pasarnos la vida enredados, distraídos, entretenidos en mil intereses extraños a la tarea del Reino y al sentido más profundo de la existencia”.

            Afirmaban desde las instituciones eclesiales que el misionero de cada uno de los 142 misioneros de Toledo, “nos ayuda vivir con metas y objetivos, a despertar de la indiferencia, de la pasividad, de la comodidad, de la superficialidad, de la mundanidad espiritualidad, de la que nos habla el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium”.

            Finalmente destacan que “vuestra humilde y callada labor misionera nos hace despertar y remover a todos los discípulos misioneros para no caer en la mediocridad de la fe que hace a las Iglesias incapaces de evangelizar. Gracias a vosotros, a vuestra intensa presencia misionera, vivimos una Iglesia creyente que sí podrá ser evangelizadora”.

Desde Moyobamba (Perú), carta de los sacerdotes jóvenes: “ven a Moyobamba y ayúdanos”

            Desde la Prelatura de Moyobamba (Perú), donde se encuentran varios misioneros diocesanos de Toledo, se ha recibido una carta-reflexión de un grupo de sacerdotes jóvenes, sumándose al día de San Francisco Javier.

            Una carta, suscrita por seis jóvenes sacerdotes, en el que tienen la osadía misionera de pedir “ven a Moyobamba y ayúdanos”, además de reconocer la “extraordinaria labor que la Diócesis de Toledo está haciendo y que el impulso misionero lo da el mismo Espíritu Santo”.

            En las palabras llegadas desde Perú, los sacerdotes comparten que “estos días, en nuestra Iglesia local, hemos estado consternados -un hermano que llevaba 12 días de recibir tan precioso don del Sagrado Sacerdocio falleció de modo inesperado, y otro sacerdote ha sido diagnosticado de cáncer, y está ofreciendo su dolor y sufrimiento por la Iglesia-. En una Iglesia local como la nuestra, que se está estableciendo con dificultad, estos sucesos nos hacen recordar lo que dice el Señor por medio del profeta: “mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos” (Is 55,8).

            Desde ahí, y con la constatación de que muchos pueblos se ven privados de la atención de Pastores, “convirtiéndose en caldo de cultivo de las sectas, nos llevan a tocar a la puerta de tu corazón, y a pedirte que, al rezar las Palabras de Cristo en el Altar, pidas por el aumento de vocaciones sacerdotales, y de modo especial por sacerdotes misioneros para estas tierras”. En este sentido, afirman que “la naturaleza del sacerdocio ministerial es estrictamente misionera”.

            En la festividad de San Francisco Javier comparten una invitación “a pedir en el Altar por las misiones. Y si percibes una suave brisa que te empuja a tierras de misión – aunque ya hayas estado en estas brechas por algunos años – no tardes en responder a esta llamada sagrada de configurarte con los Apóstoles, enviados a la misión”.


            Desde Misiones Toledo se asegura que “todos los misioneros cuentan con nuestras oraciones, peticiones e intenciones misioneras de la Archidiócesis de Toledo, esperando que sean muchos los que sigan el ejemplo de San Francisco Javier y unan, como él hiciera, la caridad y la justicia, la justicia y la caridad, como frutos de la evangelización emprendida y que nos está esperando en Perú y en muchos otros lugares del mundo”.


viernes, 1 de diciembre de 2017

La revista Gesto se renueva


Gesto, la revista de siempre para los niños de hoy

Obras Misionales Pontificias (OMP) relanza su revista infantil, buque insignia de Infancia Misionera. Con nueva directora al frente, Gesto pretende llegar a los más pequeños -40 años después de su creación- en plena era digital. El objetivo es informar y entretener a los niños, y ayudarles a salir de su pequeño mundo para abrirles una ventana a otra forma de estar en él: la vida misionera. Con el mismo espíritu de siempre, la revista ha cambiado su diseño y ha incluido nuevas secciones.

Muchos de los niños que en los ochenta y noventa leyeron la revista Gesto hoy son misioneros: Victoria Braquehais (RD Congo), Ester Palma (Corea del sur), Antonio Fernandez (Zambia), etc. Todos ellos recuerdan la ilusión de recibir aquella revista y cómo leyendo sus páginas cargadas de historias misioneras se despertó en ellos el deseo de amar a los demás, que más adelante se concretaría en una entrega de su vida a la Misión.

Conscientes de la importancia de los “pequeños misioneros”–como les llamaba San Juan Pablo II-,  las OMP editan desde hace 40 años la revista Gesto.  Una publicación que nació en 1977 de la mano del obispo D. José María Larrauri–entonces director de las OMP- quien reunió a un grupo de profesionales de la literatura y la comunicación para crear una revista que llevara el espíritu misionero a todos los niños de España.  Así, de la mano de Montserrat Sarto y posteriormente de Montserrat Vilaseca, la revista se convirtió en toda una explosión evangelizadora para los niños de entonces, y llegó a tirar hasta 400.000 ejemplares en su primer año de vida.

La revista ha acompañado a muchas generaciones, y afronta ahora el gran reto de llegar a los niños de hoy, que son y sienten como los de ayer, pero se enfrentan a unas circunstancias familiares, sociales y culturales muy diferentes. “No es una tarea fácil”, explica Miryam García, directora de la revista. “Tenemos que hacer que nuestro mensaje llegue a niños de 6 a 12 años, que hoy viven rodeados de estímulos visuales y sensoriales, gracias -en gran medida- a los dispositivos digitales. Pero si somos capaces de hablarles en sus mismos códigos y de mostrarles la Belleza estaremos más cerca de asombrarles y de seguir respondiendo a su curiosidad innata”, afirma.

Para ello, la revista renueva su formato y propone nuevas secciones: Los misionerísimos –que muestra los grandes misioneros de la historia-, Menuda historia –un cómic sobre anécdotas de las misiones-, La tribu –una pandilla infantil con la que los niños aprenden a ser misioneros en la vida cotidiana, a través de juegos, test, recomendaciones de libros, música y vídeos…-. “El sentimiento de pertenencia es muy atractivo para la infancia”, explica García. “Por eso hemos creado esta tribu de los pequeños misioneros, que no es un club cerrado sino una tribu que acoge a todo aquel que quiera vivir en ella, aprender y disfrutar de sus costumbres”.

OMP hace una apuesta decidida por el papel, para fomentar la lectura y para poder estar en las manos de cada niño. Sin embargo, ya está preparando contenidos digitales que amplíen los reportajes de la revista y así complementen la edición impresa. “De las misiones nos llegan cada día más vídeos, con los que se puede mostrar a los niños de una forma muy directa cómo se vive en otros sitios del mundo”, explica la directora. “En esta era digital, no podemos renunciar a hablarles también en este lenguaje porque es el que más utilizan”.

OMP ha editado una tirada especial para llegar a todos los colegios y parroquias de España, a través de las delegaciones diocesanas de misiones. “Queremos llegar de nuevo a todos los niños, y para eso necesitamos que los padres, profesores y catequistas nos conozcan”, concluye Myriam. La revista pretende ser una herramienta de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera -cuya Jornada se celebra en España el 28 de enero- para iniciar a los niños en el espíritu misionero.

Para ver la web de la revista: https://www.omp.es/revista-gesto/
Para tener más información, vea el dosier informativo:
https://www.omp.es/wp-content/uploads/2017/11/presentacionGesto.pdf


domingo, 26 de noviembre de 2017

Da comienzo el nuevo proyecto de formación misionera para la Archidiócesis de Toledo

La Parroquia de Mora (Toledo), en el Convento de San Eugenio, acogió anoche la primera sesión diocesana de Formación Misionera preparatoria para el “Mes Misionero Extraordinario” convocado por el Papa Francisco para el mes de octubre de 2019


La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo ponen en marcha esta formación misionera para lograr que “todos los fieles lleven en su corazón el anuncio del Evangelio y la conversión misionera y evangelizadora de propias comunidades”, creciendo “el amor por la misión” 

            La Archidiócesis de Toledo acogió anoche en la Parroquia de Mora, impulsado por la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, la primera sesión diocesana de la formación misionera preparatoria para el “Mes Misionero Extraordinario” convocado por el Papa Francisco para el mes de octubre de 2019.

            Un proyecto formativo que tiene su raíz en la convocatoria del Papa Francisco para el año 2019, “con el fin de despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes y de retomar con un nuevo impuso la transformación misionera de la vida y de la pastoral”. Para ello, desde OMP Toledo y Misiones Toledo, se propone esta propuesta formativa, abierta a las Parroquias, movimientos y asociaciones de fieles, para lograr que “todos los fieles lleven su corazón el anuncio del Evangelio y la conversión misionera y evangelizadora de las propias comunidades; para que crezca el amor por la misión”.


            El encargado del desarrollo de las sesiones formativas misioneras es Fernando Redondo Benito, colaborador de Obras Misionales Pontificias. Redondo quiso agradecer, en primer término, la colaboración de la Parroquia de Mora, de su párroco y sacerdotes, para “acoger esta iniciativa que desde ya nos recuerda que debemos estar en estado permanente de misión”. Un agradecimiento extensivo al Grupo de Amigos de la Misión de Mora, el Coro Parroquial de la Ermita del Santísimo Jesucristo de la Vera Cruz, así como el compromiso concreto de trabajo y cooperación de Eulalio Martín – Tadeo, porque gracias a todos ellos es una realidad el comienzo de la formación misionera.

La lógica de las pequeñas cifras

            Fernando Redondo hizo un recorrido por algunos documentos del Papa Francisco, como la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium y la Encíclica Laudato Si’, para presentar la importancia de la transformación misionera que está viviendo la Iglesia. No obstante, Redondo puntualizó que “la insistencia del Papa Francisco por poner en marcha esta conversión misionera demuestra que tenemos un largo camino que hacer”, por eso “en la carta del Papa Francisco con ocasión del centenario de la promulgación de la Carta Apostólica Maximum Illud, sobre la actividad desarrollada por los misioneros en el mundo, se insiste ya no en la necesidad sino en la urgencia, lo absolutamente urgente, que es poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, porque no podemos dejar las cosas como están”.



            En ese sentido, Redondo Benito ofreció algunas claves para entender el discipulado misionero, descubriendo el sentido de cómo es una comunidad discípula y misionera de Jesús. Partiendo de la afirmación “nadie nace discípulo misionero de Jesús”, insistía Redondo que “para ser discípulo misionero es necesario la conversión, el cambio de mentalidad, lo que exige en nosotros un renacer”. Eso llevará a una visión radicalmente nueva, “y comenzaremos desde el encuentro con Jesús a vivir de otro modo, aprendiendo a razonar de otro modo, difiriendo del mundo”.

            Ser discípulo misionero, también señalaba, “es perseverar, teniendo en cuenta que el discípulo misionero es capaz de decir no ante muchas de las tentaciones que vivimos en el mundo actual, siendo capaz de comprender, asumir y amar la opción del bien que se enfrenta al mal”. En este sentido, Redondo Benito quiso hablar de misioneros diocesanos de Toledo, que con su testimonio y ejemplo nos demuestras esta perseverancia, como los Padres Christopher Hartley y Luis Pérez s.x., la religiosa Sor Piedad Guzmán, los Padres Miguel Pajares y García Viejo (que fallecieron en la máxima entrega por el ébola), y muchos más que llevan en la actualidad el Evangelio a muchos lugares del mundo, 13000 españoles, entre ellos 142 de Toledo.

            Pero donde más insistió Fernando Redondo, en esta primera sesión formativa diocesana misionera, fue en la “lógica de las pequeñas cifras”, porque “los discípulos misioneros parten de la lógica de Jesús, que está muy en contraste con la lógica del neocapitalismo actual”. Señalaba cómo los discípulos misioneros deben fijarse “en lo pequeño”, “en lo más diminuto, como hiciera Jesús cuando nos habla del grano de mostaza, del trigo, de la levadura, de la sal, porque precisamente en lo más pequeño encontramos el sentido de la conversión y la transformación misionera, comenzando por esta lógica que nos interpela a cada uno podremos lograr la transformación alegremente misionera de toda la Iglesia”.

            Por ello, en sus palabras, Redondo Benito insistía en tres conclusiones principales, siendo la primera “reconocernos y conocernos como Discípulos Misioneros, desde el Bautismo, reconociéndonos en y con Jesús”. Seguidamente hablaba del “cambio de pastoral”, porque “debemos vivir una pastoral más de periferias, que es realmente un cambio para vivir la espiritualidad misionera, que es la que opta por estas periferias”. Finalmente concluía señalando que “el testimonio misionero es esencial, como una manifestación de la espiritualidad misionera, de la vida misionera”, provocando que “salgamos al encuentro, sintiéndonos interpelados y llamados por la continua sorpresa de Dios, nos encontramos ante un desafío único de la espiritualidad misionera y, como dice el Papa Francisco, los desafíos están para superarlos; seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada”.


Prosigue la formación misionera diocesana

            La Parroquia de Villacañas y la Parroquia Santiago Apóstol de Talavera de la Reina ya han confirmado la celebración de dos sesiones diocesanas de la formación misionera preparatoria para el “Mes Misionero Extraordinario”, que se celebrará en Octubre 2019. El Director Diocesano de OMP en Toledo, y Delegado Diocesano de Misiones, Jesús López Muñoz, insiste que “esta convocatoria formativa está abierta a todas las parroquias, movimientos y asociaciones de fieles que lo soliciten, porque durante los próximos cursos pastorales queremos recordar, refrescar y vivir nuevamente la alegría del Evangelio, que nos está demandando la Iglesia en estos momentos”.

            Para más información y peticiones pueden ponerse en contacto en toledo@omp.es y fernando@misionestoledo.org, donde se clarificarán las posibilidades para integrar esta formación misionera y así continuar poniendo a Toledo permanentemente en “estado de misión”.

Más información www.misionestoledo.org


viernes, 24 de noviembre de 2017

Misioneros la revista que nos trae cada mes la actualidad misionera


La revista Misioneros de noviembre se ha hecho eco del impulso que el papa Francisco quiere dar a la misión con la convocatoria de un “mes misionero extraordinario” para octubre de 2019. Por ello, ha dedicado el “Editorial” de este número a este asunto, para anunciar que el Santo Padre “quiere que el espíritu misionero del desprendimiento, del dejarlo todo para ir a los demás, especialmente a los  más necesitados, lo inunde todo”. Y para clamar desde esas líneas un “basta ya” a esconderse “en la seguridad de los propios confines”, “en toda clase de introversión eclesial”, “en cualquier nostalgia estéril del pasado”.

Las páginas centrales de la publicación están dedicadas a misioneros y misioneras como el salesiano Tom Uzhunnalil que, a pesar de estar año y medio secuestrado en manos de los yihadistas en Yemen, al ser liberado mostró que su fe en Dios no había mermado un gramo. “Nunca tuve miedo a morir”, dijo. “El Señor –añadió- ha hecho un milagro en mí, me ha dado otra vida”. Y lo mismo ocurre con el padre Teresito Suganob o el sacerdote Maurizio Pallú, apresados recientemente en Filipinas y Nigeria. Estos y muchos más son los “misioneros de la esperanza”, expresión que Francisco ha acuñado para referirse a aquellos cristianos que arriesgan su vida para “amar allí donde parece que ya no hay motivo para amar” y “para abrir espacios de salvación allí donde parece que todo está perdido”.

Misioneros no ha querido olvidar tampoco, en su sección “Primer Plano”, la trágica situación que han vivido y viven los rohingyas en Myanmar, un pueblo que “nadie quiere”. Los amargos datos son irrefutables. Según Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad del país están prendiendo fuego al norte del estado de Rakhine, en una campaña dirigida a expulsar a este pueblo, calificada de “limpieza étnica” por el mencionado organismo, así como por Naciones Unidas. Entre tanto, el Gobierno de la premio Nobel Aung San Suu Kyi lo niega. Pero lo cierto es que 420.000 rohingyas se han visto obligados a huir a Bangladesh para malvivir en campos de refugiados.

Conoce a fondo la revista Misioneros https://www.omp.es/revista-misioneros/