• 15000 KILOS DE MEDICAMENTOS RECOGIDOS EN LA ARCHIDIÓCESIS DE TOLEDO CON DESTINO MISIONERO


    Este año han sido recogidos más de 1100 kilos hasta el mes de octubre.
  • CÓMO CELEBRAR LA NAVIDAD PESE AL ÉBOLA


    La celebración de la Navidad es una expectativa gozosa y que se quiere preparar lo mejor posible
  • INTENCIÓN MISIONERA DEL PAPA PARA DICIEMBRE


    "Que los padres sean auténticos evangelizadores, transmitiendo a sus hijos el don precioso de la fe"
  • EL NEGRO NO ES UN SOLO COLOR, SINO MUCHOS COLORES DIFERENTES


    "Aquí uno se da cuenta de que el corazón del hombre solo lo conoce Dios"

viernes, 12 de diciembre de 2014

VIII Carta desde Sierra Leona del Padre Luis Pérez s.x.: "Thomas Koroma, el «visitador» del ébola"

El misionero toledano Luis Pérez ofrece a los lectores de ABC Toledo el testimonio de un colaborador de su parroquia encargado de visitar las casas aisladas por el virus para ofrecer su ayuda


Con frecuencia me encuentro con Mr. Thomas Koroma (TK) en la parroquia, es uno de los feligreses más asiduos y buen colaborador en las actividades parroquiales: dirige el rosario de la mañana, es uno de los lectores de la Palabra en la Eucaristía, siempre está disponible para echar una mano en lo que se necesite, forma parte del grupo parroquial que visita a las familias/casas que, por haber tenido un afectado de ébola, están en aislamiento por 21 días…
Mr. Thomas vive cerca de la parroquia, en el barrio de Looking Town, en una casa sencilla, con un poco de terreno donde planta casava, alubias y alguna otra cosa para ayudar a la débil economía de su familia que está compuesta por 10/12 miembros; fue maestro, trabajó en una ONGs…, desde hace tiempo está sin trabajo fijo, por lo tanto sin salario; hace algunos trabajos esporádicos y va tirando más bien malamente; pero él nunca pierde la esperanza de que las cosas mejorarán, se conforma con poco y está siempre al acecho se «algún trabajillo»…
Hace unos días estuve en su casa y hablamos de la situación que estamos viviendo, de la vida de la parroquia y de las actividades que se realizan. Mr. Thomas comenzó diciendo que «el principal problema de Sierra Leona, que condiciona todo, es el de la pobreza; un 70% de la población no tiene trabajo y, por lo tanto, muchas dificultades para vivir el día a día, para escolarizar a sus hijos, para poder comprar medicinas…En estos años, después de la guerra, el país ha crecido y mejorado, pero el bienestar llega unos pocos, la mayoría estamos como antes o peor. Muchos, como yo, se apañan como pueden: algún trabajillo esporádico, un poco de huerta (quien la tiene) la ayuda de la familia, un día ayuda uno, otro día otro, el que tiene comparte con los demás…».
Este crecimiento del país ha sufrido un parón con la presencia de ébola que (TK) «ha llenado Sierra Leona de sufrimiento y muertes y ha hecho retroceder el menguado bienestar de la gente: compañías que han cerrado, empleos perdidos, subida de precios, menos circulación de productos alimentarios, cierre de proyectos de desarrollo que tenían algunas ONGs…La ayuda que ahora llega se centra en el ébola, cosa que me parece muy bien ya que es una emergencia y una prioridad en este momento, todo lo demás ha quedado un poco relegado, pero nosotros seguimos como antes o peor…esperamos que las cosas vayan cambiando poco a poco».
El ébola se ha ido extendiendo por el País como una mancha de aceite, ahora es más difícil erradicarlo y todo ello (TK) «porque al principio no nos lo creíamos, pensábamos que era otra cosa. Con el tiempo y mayor información y sensibilización nos percatamos que era verdad, pero no todos, aun hay gente que no lo admite y no tiene en cuenta las medidas de protección. No ha sido fácil que la población acate las normas, que da el Ministerio de Sanidad, para evitar los contagios y, por lo tanto, aun sigue habiendo afectados y muertos…, yo no pierdo la oportunidad de decir e insistir que el ébola es real, que se tenga cuidado, que con atención se pueden evitar sufrimientos y muerte…».
La Iglesia y todas las Instituciones se han volcado en una campaña de sensibilización, ayuda, acompañamiento de la población para afrontar los efectos del ébola y para evitarlos. Nuestra parroquia también hace lo que está en su mano en este sentido y (TK) es uno de los del grupo parroquial involucrado en este servicio: «al principio era un poco reticente a colaborar, tenía un poco de miedo ya que no sabíamos bien a lo que nos enfrentábamos, incluso se decía que se trasmitía por el aire; luego sabiendo cómo se trasmitía (contacto) y las medidas de prudencia que había que tener me puse a disposición de la parroquia. Yo no tengo posibilidades de ayudar materialmente, pero tengo tiempo y ganas para colaborar; por otra parte, como cristiano me parece normal estar cerca de los demás, en toda circunstancia, afrontando la vida desde lo que Jesús nos invita a hacer: vivir siempre la caridad…».
TK) «Somos varios los que 'seguimos el ébola' en la parroquia. Lo primero que hacemos es estar atentos a los posibles casos de afectados, recorremos la parroquia, preguntamos a conocidos…cuando nos enteramos de algo lo referimos a los sacerdotes y se organiza una primera visita a la casa/as de los afectados que, normalmente, han sido puestas en aislamiento por 21 días. Son casas/familias católicas, protestantes, musulmanas…no nos importa el credo de cada uno, sino la fraternidad común y universal que todos tenemos en Dios Padre, en 'Papa God'».
El grupo parroquial visita a la familia/as afectada y Mr. Thomas tienen su papel: (TK) «yo soy el encargado de hacer de portavoz del grupo. El principal objetivo del encuentro es decir a las personas en aislamiento que hay gente (la parroquia) que se interesa por ellos, que les recuerda, que reza por el mejor desenlace de la situación, que está dispuesta a echarles una mano fraternal, que seguirá viniendo para acompañar un poco su situación.Luego, se insiste en afirmar que el ébola es real, que tienen que adoptar las medidas oportunas en su situación, que deben mantener el aislamiento para no contagiar a otros en caso de que ellos lo estén. Finalmente, siempre se invita a la oración, rezamos a nuestro Padre para que nos bendiga y nos acompañe en estos momentos difíciles. Todos nos recogemos un poco y rezamos (afectados, vecinos, policía/soldados, nosotros) durante unos minutos. La visita, que siempre comienza en un clima un poco distante ya que la gente, en muchos casos, no nos conoce, termina con un clima más relajado, cordial y amistoso…nos despedimos hasta la próxima.
Mr. Koroma es uno de los tantos/as que forman la comunidad parroquial en la cual cada uno/a vive, celebra y testimonia la común fe en Jesucristo y la certeza de Su influencia positiva en nuestras vidas, es siempre el mismo dinamismo el me nos mueve: (TK) «Para mí la fe en Jesucristo es fundamental para mi vida y trato, modestamente, de vivirla y celebrarla con mis hermanos/as en mi comunidad cristiana, desde ella procuro testimoniar lo que significa Jesús para nosotros, responder a lo que nos invita a ser y vivir, sobre todo en circunstancias difíciles. La comunidad, la unión, la fraternidad, la preocupación de los unos por los otros hace posible que mantengamos la esperanza en que todo pueda mejorar y, mientras tanto, afrontar todas las situaciones mejor: juntos y ayudándonos».
Hemos pasado un rato juntos, se acerca la hora del rosario de la tarde, nos encaminamos paseando a la parroquia; allí encontramos al P. Jerónimo ensayando con los niños un pasaje de la novena de Navidad; al P. Patrick hablando con un joven; un montón de niños; unos quince jóvenes y una veintena de adultos, hombres y mujeres…, a las 17,45 entramos todos en el templo para rezar juntos…La vida de la parroquia sigue su curso «normal»…todos respondiendo a la llamada del que nos convoca: Jesucristo.
Muchos saludos y hasta la semana que viene.
P. Luis Pérez Hernández s.x.
Misionero Javeriano en Sierra Leona

jueves, 11 de diciembre de 2014

Día del Catequista Nativo y del IEME

El próximo 6 de enero se celebra la Campaña de Catequistas Nativos y el día del IEME

"Catequistas, gozosos de anunciar el evangelio".


"La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida de los que se encuentran con Jesús". No puede haber Misión sin este encuentro profundo con Jesucristo. Encuentro profundo que llena nuestra vida de alegría y esperanza, y llenándose nuestra vida de alegría y esperanza se produce una comunicación que a la vez inunda la vida de quienes nos rodean, de ahí el lema de este año "Catequistas gozosos de anunciar el Evangelio". El discípulo participa por completo de la vida de Cristo y se llena de su alegría: "Os he dicho esto para que participéis en mi gozo y vuestro gozo sea completo" (Jn. 15,11).

Es así como los Líderes cristianos, Delegados de la Palabra o Catequistas de comunidades en Misión se ofrecen a sus comunidades. Ellos son un auténtico regalo y don, que alegra no sólo la vida de las comunidades cristianas donde viven, sino que son una esperanza alegre para el anuncio del Reino de Dios, especialmente en lugares difíciles

Este año nuestra mirada se dirige a Asia, a las comunidades de la Iglesia de Isaan en el nordeste de Tailandia. En la diócesis de Udón Thani , un grupo de líderes cristianos trabajan para formar y fortalecer a las comunidades cristianas. Los sacerdotes del IEME presentes allá los acompañan para que sigan siendo un don gozoso y alegre en el anuncio del Evangelio.

En el cartel se presentan cuatro imágenes de los momentos formativos, actividades en la comunidad y trabajos que desempeñan los líderes cristianos de la diócesis de Udón Thani.

Con esta jornada se pretende:

Celebrar la Solemnidad de Epifanía como Fiesta misionera por naturaleza, que provoca en los creyentes el deseo y el gozo de anunciar a Cristo como Luz y sentido de la historia humana.

Invitar a nuestras comunidades cristianas a reflexionar y tomar conciencia de la necesidad e importancia de la formación y cooperación con los líderes, delegados o catequistas en las Iglesias en Misión.

Promover la animación misionera de nuestros presbiterios desde la actitud de "dar desde nuestra pobreza" para vivir con profundidad la dimensión universal de la misión "ad gentes".


Más información en www.ieme.es


martes, 9 de diciembre de 2014

La fiesta de Sembradores de Estrellas


Durante los días previos a la Navidad los Sembradores de Estrellas se convierten en auténticos misioneros de Jesús llevando la alegría de la Buena Noticia.

Preparación
Para vivir esta gran fiesta a la que los convoca la Obra de Infancia Misionera invitamos a todos los Sembradores de Estrellas a que se preparen durante todo el Adviento para recibir a Jesús y anunciar esta alegría a los demás. Así el Adviento será un tiempo fuerte para el compromiso misionero de estos niños.
Ser “Sembradores de Estrellas” es mucho más que una forma bonita de pasar un buen rato juntos. Es experimentar la ternura que Dios siente por nosotros, tan palpable en el nacimiento de Jesús, nos mueve a transmitir a los demás ese mensaje de amor, con el deseo de construir entre todos un mundo donde reine la paz.
Por eso, es fundamental una preparación que ayude a los niños a comprender y a transmitir el significado de lo que van a hacer: convertirse en pequeños misioneros que comparten la buena noticia de Jesús y felicitan la Navidad en nombre de esos misioneros, hombres y mujeres, que anuncian el Evangelio en países lejanos.

Convocatoria
Se aprovecha la preparación a las fiestas de Navidad que los niños viven en sus hogares y escuelas. Desde la parroquia y la catequesis se les invita a entrar en el ambiente navideño, disponiéndoles para el encuentro con Jesús, con los demás y con los otros niños.
Los responsables de la pastoral en la parroquia, el colegio o el grupo son quienes harán la invitación a los “Sembradores”. Esa convocatoria a los niños debe hacerse con tiempo suficiente y explicándoles de una manera concreta en qué consiste esta actividad, para que tenga el mayor número posible de participantes.

Explicación de la actividad a los niños
Naturalmente, no se puede enviar sin más a los niños a ser “mensajeros” a la calle. Días antes hay que concienciarles de que van a realizar la que seguramente es la única campaña callejera en la que no se pide nada.
Esta preparación no se puede dejar para el último día: hay que elegir bien a los acompañantes, los lugares en los que estarán, quiénes compondrán cada grupo, cómo se regalará la estrella y qué se dirá al realizar ese gesto. No conviene que los niños “se lancen” sobre el transeúnte por sorpresa; llevan un mensaje hermoso y hay que transmitirlo bien.

Celebración del envío
Es muy conveniente que al reparto de estrellas le preceda la celebración del envío de los “sembradores”. El envío es un acto cristiano y misionero, con un sentido comunitario, de oración, de acogida de la Palabra de Dios y de la fuerza de su Espíritu. En la medida de lo posible, participarán varios grupos para destacar la riqueza del encuentro y que otros comparten con nosotros la misma misión.

Para descargar los recursos de los Sembradores de Estrellas:

jueves, 4 de diciembre de 2014

Cómo celebrar la Navidad pese al ébola

El misionero toledano de la Orden javeriana Luis Pérez escribe para los lectores de ABC Toledo de los preparativos navideños en la parroquia de Makeni, donde el virus sigue activo


Hemos comenzado el Adviento, tiempo de esperanza, alegría, conversión y apertura misionera. Tiempo en el cual esperamos que la presencia de Jesús se haga más «amplia, profunda y densa» en cada uno de nosotros, en las comunidades cristianas y en el mundo en el que vivimos. Una presencia que se manifieste, cada vez más por los frutos que produce: confianza en el Señor, fraternidad, encuentro con Dios y los demás, justicia y un mundo más según el pensamiento de Dios. El profeta Isaías, que nos acompaña en la liturgia de parte de este tiempo, nos da mensajes alentadores.

Con esta esperanza gozosa, a pesar de las dificultades y de la situación que seguimos viendo en Sierra Leona, hemos comenzado este tiempo de Adviento también nosotros, entre luces y sombras y tratando de que vayan prevaleciendo las luces en cada uno, en las comunidades, en esta situación en la que el sufrimiento, por causa del ébola, se ha instalado en el País.

La comunidad cristiana de la que formamos parte, la parroquia de San Guido Mª Conforti, también quiere vivir este «tiempo fuerte» con la esperanza que le caracteriza y «aprovechar» el tirón que debería suponer este tiempo para crecer, para estar más unidos, para hacernos cargo los unos de los otros con más cercanía, para dar testimonio de nuestra fe con obras concretas que fundamenten las esperanzas que cada uno lleva en el corazón, sobre todo en este tiempo donde personas, grupos y familias no tendrían muchos motivos para vivir esperanzados.
Comenzando el Adviento hemos incrementado alguna actividad que congregue, que forme y que nos haga celebrar mejor comunitariamente nuestra fe y nuestro encuentro con el Señor:
Se han reunidos los animadores de los grupos de oración. Son seis grupos que durante el año se reúnen, cada uno en su barrio, para rezar y compartir su fe y su vida. Normalmente se reza alrededor de las lecturas del domingo siguiente a la reunión. Estos encuentros ahora no se pueden hacer; pero, no obstante esto, los animadores de los grupos se han reunido para reflexionar y para alentar su actividad en medio de la comunidad, para que se sigan interesando por los pertenecientes al grupo, para que mantengan una cierta unión entre ellos y el grupo siga manteniendo el sentido de pertenencia a pesar de que no haya encuentros semanales.
La celebración de la Navidad es una expectativa gozosa y que se quiere preparar lo mejor posible. Se ha comenzado a organizar la «Novena de Navidad». En esta Novena se reza el rosario y se escenifica una de las escenas del Adviento: Visitación, Nacimiento del Bautista, Sueño de José, Censo romano, Nacimiento…En las escenificaciones toman parte niños, jóvenes y adultos; ahora se trata de aprenderse el texto, ensayar y, entre tanto, reflexionar el mensaje, orar…Suele haber más voluntarios que los que se necesitan. Es una forma sencilla de reunir, animar a la participación, a la reflexión y a la oración y es una manera, entendible para todos, de transmitir el Mensaje de Jesús y su llegada entre nosotros.
Seguimos con nuestras visitas-encuentros con las familias que están en aislamiento por 21 días por haber tenido algún caso de ébola, ahora hace alguna semana que no teníamos ningún caso en el territorio parroquial, ahora hay dos. La situación en Makeni ha mejorado un poco, disminuyendo los afectados y los muertos. También visitamos (laicos y sacerdotes) a las familias-casas que ya han terminado el aislamiento para seguir mostrando la cercanía y el apoyo de la comunidad cristiana.
La semana pasada estuvimos en una de estas casas donde los 21 días de aislamiento habían concluido. Es una familia que está en Masimera, una aldea cercana a Makeni. En esta casa el ébola entró por medio de la esposa-madre de la casa que asistió a un entierro, colaboro a lavar el cadáver, regresó a casa y al poco tiempo aparecieron lossíntomas del virus y murió. La casa fue puesta en aislamiento y, después de 21 días, afortunadamente, no se ha manifestado ninguna infección más, la familia está bien y pueden reanudar su vida normal. Verdaderamente es una alegría para todos (varios ancianos, adultos y 6/7 niños) después de 21 días de espera angustiosa.
Una vez más se mezcla las luces con las sombras, Mantener el don de la propia vida y la de la familia es lo más importante, lo más valioso y gozoso, así lo manifestaba esta familia y nosotros compartíamos su alegría. Una alegría que yo veía empañada por la situación en la que vive esta familia: Una casa de muros de barro, medio caída; varios bancos y sillas destartaladas, utensilio domésticos desconchabados; dos ancianos sentados en un poyete, varios adultos que parecen tener 60 años y tendrán 50, 5/6 niños vestidos pobremente; ningún adulto tiene trabajo ni sueldo…El ébola se ceba, sobre todo, con los más pobres.
Viendo estas situaciones me tornaba a la memoria el mensaje de esperanza del Adviento y la invitación que éste nos hace a estar vigilantes, diligentes en nuestro trabajo y servicio a los demás, en nuestra «colaboración» para que la presencia de Jesús entre nosotros «produzca» sus efectos en la sociedad en el mundo: que nos hagamos más cargo los unos de los otros, que se ensanche la fraternidad, que disminuyan las desigualdades e injusticias, que el mundo mejor que todos deseamos y necesitamos se haga más palpable…¡En fin! que la esperanza del Adviento sea una esperanza gozosa, empeñada, transformadora, llena de vitalidad y dinamismo…
P. Luis Pérez Hernández s.x.
Misionero Javeriano en Sierra Leona
Fuente: ABC Toledo

miércoles, 3 de diciembre de 2014

San Francisco Javier y la vocación misionera

San Juan Pablo II habló varias veces de San Francisco Javier, el Patrón de las Misiones, destacando la importancia de la Vocación Misionera



En sus mensajes para el DOMUND, san Juan Pablo II se refirió varias veces a san Francisco Javier, especialmente para mostrar algunos aspectos importantes de la vocación misionera. Con motivo de la fiesta del Patrón de las Misiones, vamos a recordar sus palabras:

Desde la familia: “Es oportuno subrayar cómo los dos santos Patronos de las Misiones, al igual que tantos obreros del Evangelio, gozaron durante su infancia de un ambiente familiar verdaderamente cristiano. San Francisco Javier reflejó en su vida misionera la generosidad, la lealtad y el profundo espíritu religioso que había experimentado en su familia y, especialmente, junto a su madre” (1994).

Un desafío a los jóvenes: “Pongan los jóvenes su entusiasmo, sus exuberantes energías y sentimientos, su ardor y audacia al servicio de la santa causa de las misiones. San Francisco Javier, desde la lejana India, donde anunciaba el mensaje de la salvación, ¿no tenía presentes acaso a sus compañeros universitarios de París, afirmando que si hubieran conocido las inmensas necesidades del mundo misionero no habrían dudado en unirse a él para conquistar espiritualmente el mundo para Cristo?” (1983).

Dar la vida por compartir un tesoro: “San Francisco Javier, Patrono de las Misiones, impulsado de celo evangelizador para llevar el nombre de Jesús hasta los confines de la tierra, no dudó en afrontar todo tipo de penalidades: hambre, frío, naufragios, persecuciones, enfermedades; solo la muerte interrumpió su marcha apostólica” (1984).

(Pro)vocación misionera: “Es evidente que, después de dos mil años de cristianismo, el Evangelio del Señor está muy lejos de ser conocido y difundido en su integridad, entre todos los hombres [...]. Continúa siendo verdad también hoy, lamentablemente, el dictamen expresado en su tiempo por el «príncipe de los misioneros», san Francisco Javier: «Muchos cristianos se dejan de hacer en estas partes, por no haber personas que en tan pías y santas cosas se ocupen»” (1980).


Rafael Santos
Director de la revista Illuminare


Solicitando la intercesión de estos dos queridos santos, el Patrono de las Misiones y san Juan Pablo II, pedimos: “Haz, Señor, que tu Iglesia encuentre su gozo en la evangelización de todos los pueblos”.

   De San Francisco Javier  a Papa Francisco

“Señor, aquí estoy, ¿qué quieres que yo haga? Envíame donde quieras; y si conviene aun a los indios…" (San Francisco Javier)

"Hoy que la Iglesia quiere vivir una profunda renovación misionera, hay una forma de predicación que nos compete a todos como tarea cotidiana. Se trata de llevar el Evangelio a las personas que cada uno trata, tanto a los más cercanos como a los desconocidos" (Papa Francisco)

martes, 2 de diciembre de 2014

Intención Misionera de diciembre

"Que los padres sean auténticos evangelizadores, transmitiendo a sus hijos el don precioso de la fe".


El Papa Francisco con la intención misionera para este mes de diciembre, pide la oración de todos los cristianos para que las familias sean auténticas escuelas del Evangelio.

“Desearía alentar a las familias a tomar conciencia de la importancia que tienen en la Iglesia y en la sociedad. El anuncio del Evangelio, en efecto, pasa ante todo a través de las familias, para llegar luego a los diversos ámbitos de la vida cotidiana”, decía el Papa el Día de la Sagrada Familia de diciembre de 2013, y acompañó esta invitación con una oración que fuera preparación para el Sínodo sobre la Familia, recientemente celebrado.

Jesús, María y José
en vosotros contemplamos
el esplendor del verdadero amor,
a vosotros, confiados, nos dirigimos.

Santa Familia de Nazaret,
haz también de nuestras familias
lugar de comunión y cenáculo de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas Iglesias domésticas.

Santa Familia de Nazaret,
que nunca más haya en las familias episodios
de violencia, de cerrazón y división;
que quien haya sido herido o escandalizado
sea pronto consolado y curado.

Santa Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de los Obispos
haga tomar conciencia a todos
del carácter sagrado e inviolable de la familia,
de su belleza en el proyecto de Dios.

Jesús, María y José,
escuchad, acoged nuestra súplica.