• ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

miércoles, 30 de noviembre de 2016

50 números de Manos Misioneras: "Comunicar en la Misión, comunicar desde el Evangelio"


“La dulce y confortadora alegría de evangelizar”; con este título encontramos el Capítulo II de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, del Papa Francisco, que da sentido a la publicación Manos Misioneras, que llega al número 50 este mes de noviembre.

Cuando nació Manos Misioneras, publicación mensual que habla del Toledo Misionero, de la Diócesis Misionera de Toledo, el objetivo era sencillo: acercar las actividades misioneras de la Diócesis a los misioneros, acercar los misioneros a la Diócesis.

Durante estos 50 números, por sus páginas, que se editan en formato digital, con envío en PDF y que se encuentran también en la página web www.misionestoledo.org, han pasado misioneros y misioneras, actividades del DOMUND, actividades de Obras Misionales Pontificias (OMP), visitas de misioneros, testimonios de misioneros (desde su misión y regresados), además de informaciones de interés que han sido demandadas por colaboradores de Misiones Toledo.

Si “el bien siempre tiende a comunicarse” (EG 9), y además “toda experiencia auténtica de verdad y de belleza busca por sí misma su expansión, y cualquier persona que viva una profunda liberación adquiere mayor sensibilidad ante las necesidades de los demás. Comunicándolo, el bien se arraiga y se desarrolla. Por eso, quien quiera vivir con dignidad y plenitud no tiene otro camino más que reconocer al otro y buscar su bien” (EG 9), desde Manos Misioneras hemos pretendido transmitir el Bien, es decir el Evangelio, desde el testimonio de los misioneros, que son los rostros del Evangelio en muchos lugares del mundo, que son los rostros de Jesucristo en el encuentro y en la vivencia de la fe con nuestros hermanos de los cinco continentes.

“¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!” (1 Co 9,16); es nuestro propósito y objetivo esencial: anunciar a Jesucristo, anunciar el Evangelio, gracias a la colaboración de nuestros misioneros, que con su testimonio nos “misionan”, porque como recordaba, recientemente, el Obispo misionero de Toledo, natural de los Cerralbos, Obispo de la Prelatura de Cafayate, Monseñor José Demetrio Jiménez, en las misiones, “más que misionar, uno es misionado por la gente”. Eso también nos pasa con Manos Misioneras: en su elaboración somos misionados.

50 números podrían dar para mucho, pero queremos que den para más. Por eso contamos con la alianza y la colaboración de nuestros misioneros y misioneras, los protagonistas que nos hacen transmitir las vivencias misioneras y las anécdotas que viven en sus respectivas misiones. Con su vida, en lo diario, en lo cotidiano, descubrimos la plenitud de la fe en lugares de África, de América, de Asia, de Oceanía, de Europa. Con sus palabras hacemos realidad la unión de todas las manos misioneras para acrecentar la animación, la dinamización, el espíritu misionero que nos congrega a todos.

Desde octubre del año 2012 hemos sido puntuales a la cita, transmitiendo lo que nuestros misioneros han querido compartir con la Archidiócesis de Toledo. También hemos seguido el trabajo de nuestro Arzobispo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, como presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias. Las actividades que nuestro Delegado, Jesús López Muñoz, ha desarrollado en la Archidiócesis, en la animación y la dinamización misionera; así como las que el Consejo Diocesano de Misiones y colaboradores de la Delegación también han realizado.


Y, ¡cómo no!, hemos compartido la huella misionera, a través de sus permanentes alusiones, escritos, tweets y mensajes, que el Papa Francisco nos hace como Discípulos Misioneros, invitándonos a la “salida misionera”, que no podemos demorar. ¡Es nuestra vocación misionera!

Siguiendo las páginas de Manos Misioneras también encontramos, a lo largo de estos 50 números, momentos aparentemente difíciles. El ébola, terremotos, hambrunas, falta de medios… ha sido una enseñanza constante la que nos han transmitido nuestros misioneros y misioneras.

En los momentos de más dificultad hemos encontrado la fortaleza de la fe, tanto en los misioneros como en sus comunidades eclesiales, en sus parroquias, en las Diócesis en las que desarrollan su misión pastoral. Han sido testimonios que ayudan a fortalecer el encuentro con la caridad, con la esperanza y con la fe. Los misioneros, con su sencillez y humildad, han sido capaces de ponernos ante preguntas que hacen reavivar nuestra propia fe y presencia misionera.

Hemos creado puentes. Como dice el Papa Francisco, en su último Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones, la “comunicación tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad. Es hermoso ver  personas que se afanan en elegir con cuidado las palabras y los gestos para superar las incomprensiones, curar la memoria herida y construir paz y armonía. Las palabras pueden construir puentes entre las personas, las familias, los grupos sociales y los pueblos. Y esto es posible tanto en el mundo físico como en el digital. Por tanto, que las palabras y las acciones sean apropiadas para ayudarnos a salir de los círculos viciosos de las condenas y las venganzas, que siguen enmarañando a individuos y naciones, y que llevan a expresarse con mensajes de odio. La palabra del cristiano, sin embargo, se propone hacer crecer la comunión e, incluso cuando debe condenar con firmeza el mal, trata de no romper nunca la relación y la comunicación”.

Llegados a estos 50 números de Manos Misioneras, 50 meses de Manos Misioneras, queremos seguir siendo una herramienta de animación y dinamización misionera, de comunicación para los misioneros, de servicio a la Archidiócesis de Toledo, de cooperación con las Obras Misionales Pontificias, de compromiso para difundir la Palabra, la Vida, la Paz.

Hemos surgido de la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificas de Toledo y de la Delegación Diocesana de Misiones de la Archidiócesis de Toledo. A ellos la gratitud por ser canales de comunicación, que han logrado que recobremos y acrecentemos “el fervor, «la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas […] Y ojalá el mundo actual —que busca a veces con angustia, a veces con esperanza— pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo» (EG 10).

Editor y Coordinador de Manos Misioneras

lunes, 28 de noviembre de 2016

Inmaculada García del Pino (de Cobisa) y Laura Johana Vela (de Miguel Esteban), ganadoras diocesanas en Toledo del Concurso de Christmas de la Infancia Misionera

Los ganadores de la fase diocesana del Concurso de Christmas de la Infancia Misionera proceden de la Parroquia de San Felipe y Santiago apóstoles (de Cobisa) y de la Parroquia San Andrés Apóstol (de Miguel Esteban)


Autora: Inmaculada García del Pino
Parroquia de “San Felipe y Santiago apóstoles” (de Cobisa)


Autora: Laura Johana Vela
Parroquia “San Andrés Apóstol” (de Miguel Esteban)

Con motivo de la celebración de la Jornada de Infancia Misionera 2017, con el lema “Sígueme”, Obras Misionales Pontificias y el Secretariado de Infancia Misionera han convocado este concurso de Christmas, con el objetivo de animar a los niños para que mostraran, a través de un dibujo, su visión sobre la Navidad.

Cientos de dibujos han llegado a la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias en Toledo y a la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, para participar en el Concurso de Christmas de la Infancia Misionera 2017 “Sígueme”, provenientes de la Parroquia de “San Felipe y Santiago apóstoles” (de Cobisa), de la Parroquia “San Andrés Apóstol” (de Miguel Esteban), de la Parroquia “Santa Leocadia” (de Villaseca de la Sagra), del Grupo de Infancia Misionera de la Parroquia “San Julián” (de Toledo), de la Parroquia “San Miguel Arcángel” (de Navahermosa) y del Colegio Público “Ángel del Alcázar” de Toledo.

Un concurso con vistas a las fiestas navideñas de este 2016, cuyo objetivo es animar a los niños a que muestren, a través de un dibujo, su visión sobre la Navidad. Para ello los participantes tenían que diseñar una tarjeta con motivos navideños.

En la fase diocesana de Toledo han resultado ganadoras Inmaculada García del Pino, de 8 años de edad, de la Parroquia de Cobisa, y Laura Johana Vela, de 10 años de edad, de la Parroquia “San Andrés” de Miguel Esteban. En los dos dibujos premiados, en la fase diocesana, se reconoce la originalidad y la belleza de las mismas, teniendo en cuenta, además, el lema de la Jornada de Infancia Misionera: “Sígueme”.

La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias ha remitido a la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias los dos dibujos ganadores para su participación en la fase nacional. Todos los participantes en la fase nacional recibirán un diploma de la Secretaría General de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera.

Desde la Delegación Diocesana de Misiones agradecen la participación e implicación de todos los niños y niñas que se han sumado a este concurso y a muchas otras actividades de la Infancia Misionera, animándoles a que sigan transmitiendo la alegría misionera, especialmente en este Adviento Misionero, donde muchos niños de la Infancia Misionera saldrán a las calles de sus pueblos sembrando estrellas de color, de alegría y de ilusión, son los “sembradores de estrellas” que hacen presente el anuncio misionero de la “Alegría del Evangelio”: Jesucristo.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

OCASHA Castilla - La Mancha se reúne en El Toboso

Cita anual de los castellanos - manchegos que han dedicado parte de su vida a trabajar como laicos misioneros en África y América por medio de esta entidad cristiana comprometida con la labor evangélica y misionera de la Iglesia Católica.


El pasado mes de octubre, mes de las misiones para la Iglesia Católica, la zona de Castilla - La Mancha de la Asociación de Laicos Misioneros Ocasha-Cristianos con el Sur, se reunieron en La Patria de Dulcinea, El Toboso (Toledo). Como siempre fue una gozada el reencuentro de nuevo y volver a verse y saludarse.

Todos ellos, además de castellanos - manchegos, son laicos misioneros que desde hace unos años han dedicado parte de su vida a trabajar durante un tiempo de larga estancia en países de misión, como son Zambia, Perú, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Etiopía, República Dominicana, «territorios en donde hemos estado trabajando al servido del Reino de Dios», afirma Carlos Córdoba, natural de Daimiel (Ciudad Real) y desde hace unos años afincado en la localidad toboseña, anfitriona de este encuentro regional.

Las hermanas Clarisas de El Toboso les recibieron en sus conventos y les dejaron un rincón sencillo y acogedor para poder tener nuestra reunión, las cuales suelen hacer dos veces al año en aquellos lugares donde vivimos. En nuestras reuniones hablamos de su asociación a nivel general, de los misioneros de nuestra región si los hubiera que están en destino; actualmente, tenemos a José Adolfo, natural de La Fuente (Ciudad Real) que lleva más de 6 años en el Alto (Bolivia). También tratamos todo lo referente a las actividades que llevamos de animación misionera en nuestras comunidades parroquiales.


Es una Organización No Gubernamental integrada por laicos que, movidos por la fe en el Dios de Jesús, quieren acompañar los procesos de liberación integral de los pueblos del Sur, mediante el voluntariado en América Latina y África y mediante la sensibilización en la sociedad y en la Iglesia Católica.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Un nuevo Consejo Diocesano de Misiones en Toledo, para contribuir desde la alegría misionera en la evangelización

La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias afrontan el Curso Pastoral 2016 / 2017 con un renovado impulso en la pastoral misionera de la Archidiócesis de Toledo


Doce miembros ayudarán al Arzobispo de Toledo en la promoción y coordinación de la animación misionera diocesana, tanto en su dimensión de formación, como en la de cooperación con los ámbitos de la misión ad gentes

La Archidiócesis de Toledo ha afrontado la renovación del Consejo Diocesano de Misiones que, para el periodo 2016 – 2019, surge con la finalidad de atender los nuevos desafíos pastorales y contribuir desde la alegría misionera en la evangelización. Para atender estos desafíos, además de seguir las indicaciones pastorales del Arzobispo de Toledo y Primado de España, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, junto a las indicaciones del Plan Pastoral Diocesano, que este año posee como lema “Hágase en mí según tu Palabra”, el renovado Consejo Diocesano de Misiones asume como líneas de trabajo lo recogido en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco.

Procedentes de diferentes realidades pastorales de la Archidiócesis de Toledo, miembros de Parroquias de la Archidiócesis, misioneros regresados, y encabezados por el Delegado Episcopal de Misiones, Jesús López Muñoz, en la renovación de miembros del Consejo Diocesano de Misiones encontramos a Fernando Redondo Benito, Francisco Villacampa García, Carmen Llorente Pérez, Enrique del Álamo González, José Carlos Arellano Ortega, Purificación González Porro, Amparo del Moral Guio, Eulalio Martín – Tadeo Viguera, Tomás Julián Amores Rodríguez, Alicia Fernández – Cabrera Gutiérrez y Marisa López Sánchez.


Para la Archidiócesis de Toledo contar con este Consejo Diocesano de Misiones es canalizar la “expresión y realización de la Iglesia que se siente llamada a vivir siempre en comunión”, por ello se renueva para “imprimir un nuevo estilo al funcionamiento y desarrollo de lo que el Espíritu ha ido sembrando y suscitando en la propia Iglesia y en sus comunidades y grupos en orden a la animación y la cooperación misionera”.

Este servicio diocesano surge para ayudar al Arzobispo y a su Delegado Diocesano de Misiones en la promoción y coordinación de la animación misionera diocesana, tanto en su dimensión de formación, como en la de cooperación con los ámbitos de la misión ad gentes; reflexionar en clave misionera sobre los nuevos desafíos que plantean a las comunidades eclesiales la situación de increencia o de abandono de la fe de muchos bautizados, y la consiguiente necesidad de Evangelización en las Iglesias particulares; colaborar con los demás servicios pastorales diocesanos en la elaboración y realización del plan pastoral de la diócesis, especialmente en lo que atañe a la dimensión misionera de los bautizados, al compromiso del primer anuncio y a la evangelización del mundo; y apoyar a la Dirección Diocesana de las Obras Misionales Pontificias en el ejercicio de su misión de promover la cooperación con los misioneros y misioneras que han partido de esa Iglesia particular hacia los ámbitos de misión.


Para este periodo 2016 – 2019, el Consejo Diocesano de Misiones de la Archidiócesis de Toledo seguirá y tendré muy presentes las directrices y recomendaciones de Obras Misionales Pontificias en España, en particular a lo que se refiera a los Consejos Diocesanos de Misiones y las publicaciones que tratan de los mismos. Además, este Consejo Diocesano de Misiones establecerá cooperación con el Consejo Nacional de Misiones mediante el Delegado Diocesano de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, elegido miembro del Consejo Nacional de Misiones.

Finalmente, tanto el Delegado de Misiones como el nuevo Consejo Diocesano de Misiones agradecen el compromiso misionero y la dedicación que en los últimos años han desarrollado el Padre Ricardo Mariano Merchán Serrano, Padre Francisco Javier Salazar Sanchis, Teresa García de la Noceda y José Pérez. La labor de los consejeros salientes, a los que se agradece su trabajo y cooperación, ha servido para revitalizar la pastoral misionera en la Archidiócesis de Toledo, los cuales seguirán participando en la animación y la dinamización misionera desde las diferentes actividades de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo.




viernes, 4 de noviembre de 2016

Intención misionera del Papa Francisco para noviembre: sacerdotes y laicos, colaboren juntos en el servicio a la comunidad

"Oremos para que en las Parroquias, sacerdotes y laicos, colaboren juntos en el servicio a la comunidad sin caer en la tentación del desaliento" Papa Francisco


El Papa Francisco en una carta enviada en marzo al cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, decía que “mirar al Pueblo de Dios, es recordar que todos ingresamos a la Iglesia como laicos. El primer sacramento, el que sella para siempre nuestra identidad y del que tendríamos que estar siempre orgullosos es el del bautismo. Por él y con la unción del Espíritu Santo, (los fieles) quedan consagrados como casa espiritual y sacerdocio santo. Nuestra primera y fundamental consagración hunde sus raíces en nuestro bautismo. A nadie han bautizado cura, ni obispo. Nos han bautizados laicos y es el signo indeleble que nunca nadie podrá eliminar. Nos hace bien recordar que la Iglesia no es una elite de los sacerdotes, de los consagrados, de los obispos, sino que todos formamos el Santo Pueblo fiel de Dios. Olvidarnos de esto acarrea varios riesgos y deformaciones tanto en nuestra propia vivencia personal como comunitaria del ministerio que la Iglesia nos ha confiado. Somos, como bien lo señala el Concilio Vaticano II, el Pueblo de Dios, cuya identidad es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo. El Santo Pueblo fiel de Dios está ungido con la gracia del Espíritu Santo, por tanto, a la hora de reflexionar, pensar, evaluar, discernir, debemos estar muy atentos a esta unción”.

Además el Papa, en dicha carta ponía en guardia contra el clericalismo: “Esta actitud no sólo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente. El clericalismo lleva a la funcionalización del laicado; tratándolo como “mandaderos”, coarta las distintas iniciativas, esfuerzos y hasta me animo a decir, osadías necesarias para poder llevar la Buena Nueva del Evangelio a todos los ámbitos del quehacer social y especialmente político. El clericalismo lejos de impulsar los distintos aportes, propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos. El clericalismo se olvida que la visibilidad y la sacramentalidad de la Iglesia pertenecen a todo el Pueblo de Dios. Y no solo a unos pocos elegidos e iluminados”.



OMPress 5/11/2016

martes, 25 de octubre de 2016

Testimonio misionero del Padre Longinos López: Si uno siente la llamada a "salir" hay que dejarse en las manos de Dios


Hace muchos años salí de mi tierra y  “dejé” a mi gente. Llegue a Uganda en 1978, aunque sigo siendo de mi tierra y de mi gente, a pesar de los años fuera, de todas las diferentes vivencias en una tierra y con gente muy diferentes.

Soy el misonero comboniano Longinos López, de Alía, Cáceres, diócesis de Toledo. Para salir , dejando personas muy queridas, ambiente, cultura, lengua etc., hay que sentir esa fuerza que solamente puede venir de Dios, viene sin apenas saber cómo y porque a mí, concretamente. No se puede salir simplemente como aventurero, medio turista a ver, o decir voy a ayudar, esto se suele oír con muchas frecuencia en boca de mucha gente, no es suficiente si uno va en serio,  muchas veces sin saber donde ni como. Sentir la llamada por parte de Dios y a la vez por parte de esas personas diferentes, nuevas a uno, quizás demasiado diferentes, llevara su tiempo por diversas razones: lengua, cultura, mentalidad, incluso el color de la piel entre otras.


No se puede ser ingenuo, y salir así sin más, uno necesita preparación, dejar que Dios vaya haciendo también su trabajo en nosotros y en los demás, que nos sintamos disponibles, decididos, si es que así Él lo quiere y sin duda que nos lo ira manifestando, en personas, acontecimientos, en la Oración, en la Eucaristía.

Sentía en mí mismo la Fraternidad, más allá de mis familiares, amigos y gente de mi propio país. Muchas veces no es fácil hacer realidad la Fraternidad allí donde uno se pueda encontrar, es un proceso, aunque la palabra así dicha suena bien. 

Si uno siente la llamada a “salir” hay que dejarse en las manos de Dios, y lanzarse sin miedos, sin poner límites al tiempo, a lugares o situaciones a veces agradables y muchas veces dolorosas, inseguras, complicadas, incomprensibles para nuestra mentalidad y nuestra forma de ver las cosas y acontecimientos.

El idealismo ya sea juvenil o no, puede ayudar, pero con frecuencia se suele romper en trozos, que nos puede desconcertar y ponernos en crisis personal de fe, de identidad, de preguntarnos si lo que hago, es lo aconsejable o hay que buscar otras posibilidades.

Esto me llevo o nos puede llevar a renovar la Fe, el hecho propio de la salida de la tierra, hacer un gran lugar en nuestras vidas a la Paciencia y sin duda recuperar la Esperanza.

Amigos y amigas, lo que digo en estas líneas, es lo que yo he podido vivir en todos  estos años en Karamoja, y sigo viviendo en mi vida misionera. Desde los años de terrible violencia, guerras, inseguridades, a años, últimamente de relativa calma, un desarrollo lento, pero a mejor, con posibilidades de un futuro mejor para millones de ugandeses, tanto a nivel social, como a nivel de compromiso cristiano, por una tierra Uganda diferente y donde la vida va siendo más humanizada para todos, con sus más y sus menos, pero siempre con mucha Esperanza, con una sonrisa, y en camino, sin parar.

Saludos desde Karamoja, en Uganda, Un fuerte abrazo, P. Longinos López


miércoles, 19 de octubre de 2016

Mora se anima con la campaña del DOMUND


Un año más, el Grupo de Amigos de la Misión, en la Parroquia Santa María de Altagracia de Mora, han comenzado la campaña del DOMUND, participando de manera especial en la animación y la dinamización misionera.

Voluntarios y colaboradores de la Parroquia han instalado mesas informativas para adelantar la celebración del DOMUND, animar y preparar la Jornada Mundial de las Misiones, que este año se celebrará el 23 de octubre.


En diferentes localizaciones de Mora, como la Iglesia Parroquial, las Capillas del Colegio Teresiano y del Cristo de la Vera Cruz, se han instalado las mesas informativas, en las que se hacía entrega de información misionera, revistas, explicando el lema de este año "Sal de tu Tierra". 

Esta Jornada Mundial de las Misiones 2016, DOMUND, el Papa Francisco nos invita a seguir profundizando en la misericordia de Dios Padre y a vivir con fidelidad el mensaje del Evangelio. El lema de este año es “Sal de tu tierra”; es una llamada a cada cristiano y cada comunidad a salir de su propia realidad y llevar la luz del Evangelio allí donde los hombres y mujeres de nuestro tiempo necesiten ver el rostro de Cristo. El mundo necesita de personas que, habiéndose encontrado con Cristo Salvador, ayuden a otros a realizar esta misma experiencia. Esta es la misión de todo cristiano, y en especial la de aquellos que han sido llamados por el Señor a entregar su vida por los más abandonados. Nos invita también a que nos dejemos llevar por el Espíritu Santo, que nos guía e impulsa a salir de nosotros mismos y de nuestra tierra; y oremos también de una manera especial pidiendo al Dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies.


Los voluntarios y colaboradores de Mora han querido recordar a los 13000 misioneros españoles repartidos por todo el mundo, y entre ellos a los 142 de Toledo repartidos en 46 países, misioneros que son "singo del amor de Dios a los hombres, especialmente a sus protegidos los pobres".

También se ha recordado la importancia de las aportaciones económicas, especialmente en el DOMUND, que van destinadas a la colaboración con la actividad evangelizadora de los misioneros y las misioneras a través de las Obras Misionales Pontificias.



Con un claro y decidido #YoSoyDomund y #TenemosUnaMisión, el Grupo de Amigos de la Misión y la Parroquia Santa María de Altagracia de Mora animan para que este DOMUND sea más que una invitación a la salida, convirtiéndose en un verdadero compromiso misionero.