miércoles, 4 de octubre de 2017

Octubre Misionero: el mes de la Misión

Durante este mes de octubre, la Iglesia Católica celebra el Octubre Misionero, ofreciendo  apoyo espiritual y material a las misiones y a los misioneros para anunciar del Evangelio.


La Obra Pontificia de la Propagación de la Fe que es la encargada de organizar el Domund y despliega su actividad a lo largo de todo el año, pero con mayor intensidad durante este mes de octubre, que se corona con la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, más conocida en España como el día del Domund.

Durante todo el Octubre Misionero, las comunidades cristianas apoyan a la Misión con la cooperación espiritual dedicando la oración, y los sacrificios; la cooperación material ofreciendo donativos y limosnas; y la cooperación personal siendo misioneros o voluntarios misioneros ayudando a la misión universal de la Iglesia.

Las Obras Misionales Pontificias de España proponen, como todos los años, que, durante las cuatro semanas del mes de octubre, los cristianos dediquemos cada una de ellas a una intención concreta. Así la primera semana está dedicada a la oración; la segunda, al sacrificio; la tercera, a la limosna;  y la cuarta, a la vocación misionera. En este sentido, en la mayoría de las diócesis españolas se han organizado diferentes actividades misioneras, como parte del Octubre Misionero.

El Papa Francisco invita en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones a “una profunda espiritualidad misionera, que hay que vivir a diario, de un compromiso constante de formación y animación misionera, muchachos, jóvenes, adultos, familias, sacerdotes, religiosos y obispos se involucran para que crezca en cada uno un corazón misionero”. “La Jornada Mundial de las Misiones, promovida por la Obra de la Propagación de la Fe, es una ocasión favorable para que el corazón misionero de las comunidades cristianas participe, a través de la oración, del testimonio de vida y de la comunión de bienes, en la respuesta a las graves y vastas necesidades de la evangelización”, recuerda el Papa.